Republicanos españoles en la batalla de Narvik (1940)

Agustín Roa Ventura, a la izquierda de la foto
El autor de esta narración, español exiliado y residente en Inglaterra desde el final de la Guerra Mundial, ha conocido a compatriotas que participaron en la batalla de Narvik formando parte de la Legión Extranjera francesa. Su relato, que nos ofreció en ocasión de nuestro concurso sobre la actuación de los españoles durante la Segunda Guerra Mundial, aparece hoy como complemento al relato de aquella heroica y singular aventura en las lejanas tierras de Noruega. (Agustin Roa arriba a la izquierda, autor de este articulo, con el uniforme tropical británico, durante su estancia en Argel en 1943).

Agustín Roa Ventura

Un año después de cruzar la frontera franco-española, centenares de supervivientes del Ejército Republicano español —que se enrolaron en la Legión Extranjera, para poder salir de los campos de concentración franceses— formaban parte de un contingente militar que se organizaba en Sidi-bel-Abbés, en Argelia, destinados a enfrentarse según se rumoreaba con las tropas rusas que atacaban Finlandia, en el invierno de 1940. Aquella situación, en la serie de contradicciones que tuvo la guerra 1939-1945 para el mundo en general y para los españoles en particular, logró evitarse debido a otros acontecimientos imprevistos.

En la mañana del 9 de abril de 1940, los alemanes anunciaron la ocupación de Dinamarca y Noruega, con el propósito de «asegurar la neutralidad de ambas naciones». El Consejo Supremo Militar de los Aliados se reunió con urgencia y optó por apoyar incondicionalmente a los países atacados. Los alemanes fortificaron los puntos estratégicos de la costa noruega y emplazaron su artillería y ametralladoras en los fiordos más sobresalientes del país. En Londres, el Primer Ministro Neville Chamberlain, confirmaba, en un discurso ante los diputados ingleses, la gravedad del momento.

Al amanecer del día 10 de abril, destructores ingleses atacaron a los alemanes que ocupaban Noruega. El almirantazgo británico facilitó un comunicado negativo. Era la primera batalla naval entre ingleses y alemanes, y la superioridad nazi causó la pérdida de muchas vidas, material de guerra y el hundimiento del destructor «Hunter», que había participado en la vigilancia de la costa española en 1936.

Con media Europa ocupada por los nazis, la neutralidad de los Estados Unidos, el fraude militar conocido por el pacto de «no agresión» entre Rusia y Alemania, y el preludio de la retirada de las fuerzas francesas de sus principales defensas, incluyendo la línea Maginot, con sus mandos y su Gobierno en desbandada, la situación obligó a los ingleses a deshacerse de Chamberlain primero, y con Churchill, al frente del Gobierno, emprender la reconquista de los países ocupados por los nazis. Los exiliados españoles ofrecían las mejores garantías en la lucha contra el fascismo. Los acontecimientos posteriores lo confirmaron.

EJERCICIOS POR LOS PICOS SUIZOS

A mediados de febrero, de aquel año, tres cruceros franceses transportaban la expedición militar de legionarios organizada en Sidi-bel-Abbés. La mayoría de estos hombres eran españoles... De Oran fueron a Marsella, y desde allí, se les destinó a las montañas fronterizas con Suiza. Alguien, militar o diplomáticamente bien situado, tenía sus proyectos. Los españoles se ejercitaban por los picos alpinos. Así estuvieron hasta que regresaron a Francia, embarcando el día 12 de abril de 1940, en el puerto de Brest, a bordo del «Villa de Argel». A los expedicionarios se les agregaron fuerzas regulares francesas, formándose en aquella ocasión la famosa «Demi-Brigade» de la Legión Extranjera, que tanto se distinguió en Noruega.

Una colisión con otro buque les obligó a hacer escala en Liverpool, en donde la población inglesa les tributó un inolvidable recibimiento. Salieron del puerto entre los días 18 al 20 de abril, escoltados por la escuadra británica, entre cuyos navíos figuraba el portaaviones «Glorious», hundido poco después. Dos semanas más tarde, llegaron a las aguas noruegas, penetrando sigilosamente sin encontrar resistencia, hasta que fueron sorprendidos por un avión alemán que descargó sus bombas sobre los expedicionarios. El día 3 de mayo empezaron a contarse las víctimas antifascistas, entre ellos, los españoles Aniceto Carrillo y Emilio Rodríguez, y el polaco Antoine Bogdanski. A la mañana siguiente, se identificaba a otro español muerto: Francisco Forniales. Durante seis días estuvieron los españoles desembarcando material de guerra y equipos militares que almacenaron en las barracas habilitadas al efecto cerca del fiordo y en la falda de la montaña. Lo que no habían conseguido los ingleses en su primer encuentro con los alemanes, lo lograban los expedicionarios de la Demi-Brigade.

El almirante inglés Sir W. M. James, en su obra «The British Navies in the Second World Mar», confirma que la Legión Extranjera desembarcó el 8 de mayo en Herjangs Fjord, siendo objeto de bombardeo aéreo y de los disparos de la artillería costera inutilizando el enemigo a más de doce buques de guerra, transportes y barcos de carga; entre los hundidos figuraba el crucero «Curlew».

TREINTA MINUTOS INDESCRIPTIBLES

La operación militar empezó e medianoche. Las aguas eran perturbadas por el movimiento pesado de los buques mercantes cargados de material de guerra y soldados. La flota inglesa les protegía. A los cañonazos de los buques de guerra respondieron los alemanes. Pusieron en juego todo su dispositivo artillero. De pronto, el litoral costero empezó a arder. El cielo rojo, y roja el agua por el reflejo del fuego. Amontonados en enormes barcazas fueron lanzados los expedicionarios al asalto y conquista de Bjerkvik. Las balas silbaban por encima y los lados de los españoles. Los obuses enemigos que no hacían blanco removían el mar y levantaban pirámides de agua. Los que alcanzaban su objetivo destrozaban barcas y cuerpos. Muchos hombres desaparecieron, entre ellos, varios españoles, tragados por las aguas revueltas. Otros fueron identificados y enterrados después: Juan Garrido, Clemente Belsa, Emilio Blanc, Juan Lozano...

La batalla duró media hora. Treinta minutos indescriptibles, en los cuales no había tiempo para besar la fotografía de la madre, la esposa o el hijo que había quedado en España. Media hora sin tregua para pensar; ni tan siquiera para dejar correr una lágrima. En la guerra no hay tiempo para llorar, y los españoles tenían secos sus ojos, después de tanto sacrificio.

ESPIRITU DE LUCHA

Cuando llegaron a la costa empezó el desembarco de efectivos, y la persecución de los nazis. Había que cruzar más ríos y escalar montañas. El ayudante de una de las secciones de españoles encargó a un joven checo y a otro español la misión de guías, El español, un cenetista aragonés, Manuel Espallargas, llevaba encima el dolor de haber perdido a su esposa, fusilada en España.

Detrás de estos dos hombres iba la sección, luchando contra las inclemencias del terreno y el agua helada. Un testigo, el capitán francés Pierre 0. Lapie, condecorado con la Cruz de Guerra por su comportamiento militar en Noruega nos dice: «Los españoles reconocían en aquellos caminos tortuosos algo parecido a sus propias sierras. Saltaban de un lado para otro como tigres y nunca parecían estar agotados. Si hubo algunos oficiales que tuvieron aprensión de aceptar en la Legión —creyendo eran comunistas— a los republicanos españoles, ahora estaban orgullosos y satisfechos de su espíritu de lucha. Un ejemplo fue el caso del joven español que atacó y conquistó una posición de ametralladoras de los alemanes en Elvegaard» (With the Foreign Legion at Narvik).

El joven checo y el español, separados por unos cincuenta metros de distancia lograron alcanzar la otra orilla del río. Una ametralladora enemiga les fue persiguiendo todo el camino, revolviendo las aguas del río primero y la tierra después. La sección les seguía. Al alcanzar ésta la pasarela resultaron varios heridos y un español muerto. Al llegar a la cúspide de la montaña se encontraron cara a cara con los alemanes, apoyados por un nido de ametralladoras. El asalto duró casi diez horas, muriendo un español llamado Mérida; los alemanes se rindieron. Tras breve descanso, prosiguieron el avance hacia las altas montañas todas cubiertas de nieve. A las tres horas de marcha descubrieron un lago helado que había servido de campo de aterrizaje de la aviación enemiga. Encontraron doce trimotores Junkers abandonados y armamento suelto. Sin tomarse ningún descanso, siguieron escalando. Cargados con armas y provisiones. Físicamente destrozados, cinco horas después, llegaron a lo alto de la montaña. No era el cielo, pero se hizo el milagro: en la cima más alta que domina Narvik había hombres. Guerrilleros noruegos, protegidos por la altura. Estaban allí desde el primer momento de la invasión alemana, y era la primera vez que resistentes y liberadores lograban confraternizar. Los primeros en establecer enlace y abrazar a los guerrilleros noruegos fueron los españoles Espallargas, Queralt y el ayudante de la sección.

ESPAÑOLES ENTERRADOS EN NARVIK

Tras de asegurar la posición en lo alto de la montaña, descansaron, no sin recibir frecuentes bombardeos de los aviones enemigos. Se recogían cuerpos inertes, entre ellos los españoles Roberto Fortunato, Manuel Ferrer, Alberto Alegre, Luis Lorenzo, José Goyot, Francisco Salvador, Juan Dulia y Luis Felipe. Sus vacíos en las secciones no podían ser cubiertos, pero los supervivientes continuaban. Unas veces desmoralizados, al verse protegidos solamente por cuatro cazas: dos ingleses y dos franceses, llegando a pensar que era toda la defensa aérea de que contaban contra los invasores alemanes. En otras ocasiones se sentían fortalecidos, especialmente cuando se ordenó a una sección de legionarios, la mayoría españoles, apoderarse de unas barcas enemigas. Aquella operación fue sólidamente protegida por dos baterías de tierra y los disparos de los buques de guerra que, sin descanso alguno, limpiaron la costa de alemanes, a la vez que abrían camino para el desembarco por la parte de atrás de Narvik, con la intención de cortar la línea ferroviaria y con ello todo medio de comunicación y transporte del enemigo. Los alemanes retrocedían, perseguidos hacia las montañas y hacia los túneles de la línea ferroviaria. También en esta zona de la guerra en Noruega murieron españoles: Pedro Bartolí, Jorge Chirol, Mariano García, Bautista Bernabé, Juan Mira, Antonio Sierra y el sargento Ramón Pujol, de Vilallonga (Tarragona), cuyos cuerpos fueron enterrados en el cementerio de Franske Kirkegarr. Otros desaparecieron en los barrancos cubiertos de nieve. Esa era la ofrenda a la libertad que España daba al mundo.

Dos españoles hicieron catorce prisioneros. Centenares de compatriotas protagonizaron una de las batallas más arriesgadas y peor conocidas. El pueblo noruego no los ha olvidado. De los 800 españoles desaparecidos en la batalla de Narvik, muchos aparecen con su nombre, grado y número de legionario en los cementerios militares del país.

Fuerzas polacas relevaron a los españoles. La misión de éstos en Noruega había terminado. A las órdenes de un general francés embarcaron hacia Francia, pero los precipitados acontecimientos militares en aquel país y el nuevo carácter de la guerra, hizo, una vez más, cambiar el rumbo de los expedicionarios. La campaña militar en ciernes debía librarse en Francia y en África del Norte. Era otro capítulo militar de la contribución española en la Segunda Guerra Mundial, sobre lo que sólo algo se ha dicho y escrito por sus participantes.

Agustín Roa Ventura
Publicado por Historia y Vida nº 119 febrero de 1978

Al igual que en la batalla de Narvik o en la batalla de La Madeleine, los republicanos españoles tuvieron un gran protagonismo innegable en otras batallas de la SGM,un gran valor en el campo de batalla reconocido por los aliados y por el ejercito alemán, en algunos casos decisivo,como en la liberación de Francia mediante la resistencia o guerra de guerrillas (Maquis), los motivos por los que lucharon e incluso el porque su aportación fue ignorada,son mas que conocidos, para vergüenza de las potencias occidentales,que con su pasividad apoyaron el surgimiento de regímenes fascistas en Europa,que como dice el dicho, cría cuervos y te sacaran los ojos. Valga esta pequeña mención,como un meritorio homenaje a esos hermanos valientes e idealistas.

Republicanos españoles en la batalla de Narvik (1940)

Republicanos españoles en la batalla de Narvik (1940)


Republicanos españoles en la batalla de Narvik (1940)
  • Title : Republicanos españoles en la batalla de Narvik (1940)
  • Posted by :
  • Date : 25.1.18
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top