Cristina Fallarás: "Con dos borbones"

 Cristina Fallarás: "Con dos borbones"
“Colau ha evidenciado que, si una parte de la población no es monárquica, lo normal sería que una parte de sus representantes tampoco lo fuera”.

Cristina Fallarás | La marea

Uno de los momentos más deprimentes del año es aquel que se produce tras el desfile de las Fuerzas Armadas, cuando los reyes de España reciben a aquellas gentes que ellos reciben. Esas gentes, entre las que se inclinan representantes de los ciudadanos, forman una larguísima fila y uno a uno van marchando frente al matrimonio para besarles la mano y humillarse ante ellos. Se llama besamanos. Se llama vasallaje. Se llama degradación. Se llama ignorancia. Se llama apaga la tele o vomito.

Un rey tiene súbditos. Esto es así. Un rey no tiene votantes, no tiene “representados” por lo tanto, o sea, no es representante. Un rey no tiene conciudadanos. Un rey tiene vasallos. Les guste a los políticos del PP, Ciudadanos y PSOE o no les guste, somos vasallos y súbditos en tanto en cuanto tenemos un rey. Además, hasta este 24 de febrero de 2018, han conseguido hacernos creer que existe un consenso blindado en las instituciones de que la monarquía es incuestionable. O sea, parecía hasta este momento que todos los representantes democráticamente elegidos son monárquicos, y por lo tanto lo son en nombre de todos los ciudadanos, que así pasan por ser monárquicos también.

En noviembre de 2016 conocimos un documento extraordinario, grabado en 1995, del que nadie parece guardar recuerdo. El presidente Adolfo Suárez confesó a la periodista Victoria Prego en una entrevista: “La mayor parte de los jefes de Gobierno extranjeros me pedían un referéndum sobre monarquía o república”. Se lo dijo tapando el micro con la mano, en una confesión apestosa de confidencia triste, a la que ella contestó: “Y eso era peligrosísimo en ese momento”. Entonces, Suárez soltó la información como quien regurgita una basura: “Hacía encuestas y perdíamos…”.

Así que, ni corto ni perezoso, aquel cachorro abulense de la dictadura coló en la Ley de Reforma Política de 1977 “la palabra rey y la palabra monarquía”.

Así, con dos borbones.

O sea, que el Reino de España es reino porque a un joven y prometedor dirigente franquista (Suárez ocupó cargos en la dictadura desde 1958 hasta la muerte del dictador) le salió de los borbones meter la corona. En contra de lo que según sus encuestas iba a decidir la mayoría de la población, por lo tanto y evidentemente considerándola un rebaño de súbditos. Suárez no estaba solo en esa felonía, por supuesto. Ni siquiera era capaz, pero bien le ha valido un aeropuerto.

Y, oye, desde entonces.

Así que cuando la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, realiza el sencillo gesto de anunciar que no acude al besamanos del rey Felipe VI lo que hace no es solo representar a la parte de los ciudadanos que no cree en la monarquía, los que me temo en Barcelona son mayoría. Además, pone la idea misma de monarquía en evidencia, invita a recordar de dónde viene y, de paso, recordar la basura que aquel Suárez del Movimiento regurgitó ante la periodista Prego.

Fuente: La marea
 Cristina Fallarás: "Con dos borbones"
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top