Juan Carlos Monedero: Un paso con coronas de espinos, Judas y presos catalanes

Juan Carlos Monedero
Juan Carlos Monedero 
España, cuando no es un sainete es una zarzuela y cuando no es una zarzuela es un paso de Semana Santa. Pasamos de lo cómico a lo trágico sin que las estaciones avisen.
A raíz de la detención en Alemania del ex President Puigdemont, la Vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría ha dicho: “Nadie puede burlarse infinitamente de la justicia”. Soraya Sáez de Santamaría, por cierto, del PP, un partido que lleva 20 años imputado por corrupción -casi una enternidad- y que va a tener al 100% de sus Presidentes madrileños imputados o en la cárcel. El PP, católico, apostólico y romano, mide sus casos de corrupción con tiempos y formas divinos.  Lo que quería decir Sáez de Santamaría es que sólo el PP puede burlarse infinitamente de la justicia.
Estos días ha habido cientos de heridos en las protestas en Catalunya y España vuelve a sonar a antigua en Europa por su incapacidad para solventar el reto catalán. Muchos catalanes sienten que les están pisoteando sus instituciones propias. No les falta razón. La aplicación del 155 sigue siendo inconstitucional. Al lado de un PP incapaz de encontrar solución a los problemas de España, está Ciudadanos, atento a dar una voz un tono más alto para que parezca que defiende más a España. No me creo la españolidad de los que carecen de sensibilidad social para los españoles Ni para los catalanes. Tras los del PP, los próximos con banderita española sentados en los juzgados serán, estoy convencido, de Ciudadanos, porque la patria la tienen al lado de la cartera, igual que los del 3%. Las patrias siempre están llenas de Judas.

Luego están los independentistas, quienes hicieron un patético análisis de la situación y han desperdiciado el caudal de protesta que han expresado las calles y las urnas en Cataluña. Pensaron que Europa iba a postrarse a su genio, que el Estado español no iba a reaccionar porque España es un erial poblado de toreros, de guardias civiles decimononónicos y gentes del Sur con un palillo en la boca y poco amigos del trabajo. Ellos, los pujolistas, que aplicaron su parte de Estado sin que les temblara el pulso cuando mandaban, pensaban que el Estado no iba a caer sobre sus espaldas. Unos linces. Igualmente creían que los funcionarios de la Generalitat iban a cumplir las órdenes de la proclamada República, que los mossos de escuadra iban a desobedecer a la Constitución y que millones iban a tomar las calles. Ahí está el resultado de esta aventura: la Generalitat pisoteada, los políticos exiliados detenidos sin la menor épica, la derecha españolista y pujolista triunfando en Catalunya y los demócratas de todas partes con más dificultades para luchar por la agenda social porque el “España se rompe” detiene la inteligencia.

Mientras que no haya otros gobiernos esto no va a avanzar. Un gobierno diferente en Catalunya que reconozca los errores de los últimos años, que analice sin aspavientos la parte de responsabilidad de la cerrazón del PP y la parte de aventurerismo de CdC, asediada por la corrupción y la caída electoral y que vio una ventana de oportunidad en la promesa independentista.  Y un Gobierno en España que traiga un nuevo proyecto de  país. Que entienda la parte unitaria que necesita un Estado, esto es, que entienda que hay que recuperar lo que tenemos en común y que nos hace un Estado, que garantice que si eres de Barakaldo te va a atender si te rompes una pierna en Sevilla, que coordina las campañas sanitarias, que garantiza unas bases educativas comunes y que la esperanza de vida sea  similar en todo el territorio.
Que entienda lo que se lleva reclamando desde al menos 1873, esto es, la comprensión de que España es un Estado plural y permita que los territorios que configuran España sinceren su compromiso compartido con el conjunto del país. Que entienda y clarifique lo que queremos gestionar descentralizadamente en nombre de lo compartido, es decir, lo federal, que descentraliza entregando la gestión acercándolo a los territorios y que debiera llevar instituciones del Estado a otros lugares fuera de Madrid (por ejemplo, el Tribunal Constitucional a Barcelona).
Y en tercer lugar,  lo que tenemos que gestionar descentralizadamente en nombre de las diferencias, es decir lo asimétrico o confederal. Porque Catalunya quiere tener su policía y gestionar su lengua propia, mientras Madrid o Extremadura no siente esas reclamaciones como tales.  Añadamos la importancia de entregarle a los ayuntamientos una parte sustancial del presupuesto y podremos reinventar un país que aún está mal enseñado y mal aprendido.
Una España al tiempo que sea un Estado unitario, federal y confederal, donde tanto el Estado central como los territorios federados (hoy autonomías) y los ayuntamientos tengan un compromiso con lo unitario, lo federal y lo confederal y que no olviden que esa patria por ganar y recuperar tiene como objetivo la igualdad y la libertad de todas y todos los españoles. Porque con desigualdades, no hay patria.
Esa es la España plural en demolición que el PP, jaleado por Ciudadanos, ha entregado al poder judicial y que tendrá que arreglar la política cuando los irresponsables dejen de hacer demagogia con la cuestión territorial. Semana Santa es tiempo de pasión donde recreamos la suerte de los que se confrontaban con Roma.  Más pasión que compasión. Aquí no hay Jesucristos y los Judas se jactan, pero la corona de espinos en las cabezas humilladas de los políticos catalanes envilece nuestra democracia. Mientras, seguimos deteniendo a políticos y la democracia en España va perdiendo día a día pedazos de su condición democrática.
Juan Carlos Monedero: Un paso con coronas de espinos, Judas y presos catalanes
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top