I República: emergen los derechos humanos

I República: emergen los derechos humanos
Alfondo J. Vázquez | Unión Republicana

El recuerdo de todo el progreso que trajo la II República Democrática de los Trabajadores ha sido vilmente emponzoñado por la dictadura franquista y sigue siéndolo por sus hijos y herederos, aunque disfrazados de demócratas. 

Bastaron doce días desde la proclamarse la República para que se firmara con toda solemnidad el fin del servicio militar obligatorio al Rey para defender su finca, que era España. En su lugar se creó un servicio voluntario en el que cada soldado cobraría una peseta diaria y recibiría un panecillo, llamado chusco. Además, también se creó una milicia denominada de “voluntarios de la República”. La prima de enganche era de cincuenta pesetas y su salario dos pesetas y un chusco diario. 

Hoy, donde el servicio militar obligatorio suena a historia medieval y los ignorantes consideran que Aznar fue un progresista al suspenderlo, ¡porque le faltó cuajo para eliminarlo, como si hizo la I República, no está de más recordar la inmensa servidumbre que significaba aquel atropello uno más de los que caracterizan las dictaduras monárquicas sean más o menos totalitarias: cuatro años de “servicio al rey”; se trataba de una servidumbre primitiva cuya conservación es escandalosa. 

La misma irresponsabilidad de los políticos que hizo marcharse a Amadeo I, provocó la huída de Figueras una de cuyas últimas frases, dicha en catalán, fue “estoy hasta los cojones de todos nosotros”. Al conocerse su ausencia, y para evitar un golpe de estado un Guardia civil entró en el Congreso: ¿les suena esto? Era coronel y su nombre merece ser recordado: D. José de la Iglesia. Acompañado de un piquete se dirigió a los Diputados y les dijo: “de aquí no me muevo hasta que Vds. Elijan como Presidente de la República al que juzguen más oportuno”. Justo lo contrario de su reciente émulo! Eligieron a ese mismo día a otro Federalista catalán Francisco Pi y Margall, que tomo posesión de su cargo. 

El carácter social de este segundo Gobierno de la República lo revelan las leyes promulgadas: 1.- desamortización de las tierras entre arrendatarios, colonos y apareceros, algo que termino de hacerse en la II República, porque lo interrumpió el regreso de los dictadores borbónicos, golpe de Estado por medio, que es como vuelven siempre que el pueblo, ejerciendo la plena soberanía que se le sigue negando, los echa; 2.- separación real de la Iglesia y el Estado, algo que también fue revocado por los borbónicos dictadores y así seguimos siglo y medio después; 3.- enseñanza obligatoria y gratuita, algo que se está desmontando en estos momentos con los conciertos y, en parte, con la reciente, pero continuada colaboración de la UJCI al descrédito de lo público; 4.- prohibición del trabajo infantil incluso aunque los propios padres fueran los explotadores, para permitir que recibieran la enseñanza; 5.- creación de un sistema mixto de trabajadores y empresarios para resolver los conflictos sociales; 6.- legalización de los sindicatos que tras el último golpe de Estado de Franco, el que acabaría imponiéndonos a los borbones, fueron prohibidos llevándonos a mediados del S. XIX; 6.- establecimiento de la jornada de 8 h/día, si bien 6 día/semana y sin vacaciones, mejor de muchas que hoy imponen ilegalmente muchos empresarios. 

Por desgracia recuperó el ejercito regular con levas obligatorias para servir a la patria de uno de cada cinco en el sorteo; de ahí el nombre de quintos que recibieron. 

De entre todas las conquistas sociales orgullo de la República destaca la “Ley de libertad de vientres” de Moret, 1873. Erradicada la esclavitud en la península en 1837 existía en América por la presión de la derecha. Con esta ley los esclavos comprados seguían siéndolo, pero los hijos de las esclavas embarazadas nacían libres. Esto hoy nos parece hoy insoportable. Y lo era, pero en el sentido contrario para la derecha propietaria que en tiempos de Amadeo I creara asociaciones anti-abolicionistas en Santander, Barcelona, Cádiz y Bilbao. La derecha reaccionaria se dedica al latrocinio atropellando todos los derechos humanos es ubicua; desborda la geografía. Todas las comunidades son vulnerables si no nos unimos la gente decente contra ellos. 

Con la República se liberaron 31.000 esclavos en Puerto Rico. El Golpe de Estado impidió liberar a los 40.000 de Cuba. Hoy se legitima la esclavitud con métodos modernos, también legales como la esclavitud: salarios basura, contratos por horas, por días y por cinco días para ni pagar el sábado y domingo. 

Los defiende la misma clase social de empresarios y políticos que siglo y medio antes defendió el derecho a la esclavitud. 

También por eso se necesita la III República.
I República: emergen los derechos humanos
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top