Las tres “R”: referendum, ruptura y República

Me asombra oír a ciertos políticos de la izquierda oficial, con sede parlamentaria y a otros extraparlamentarios o a ciudadanos como yo, de la calle... apuntar la idea de un referéndum para que los españoles elijan entre mantener la monarquía u opten por la República.

Y me asombra porque me parece es un brindis al Sol o dicho en lengua común y sencilla para que todos me entiendan una mera cháchara que no nos lleva a ninguna parte.

Quiero entender que una parte de los que manifiestan la necesidad del citado plebiscito no dejan de estar cargados de “buena” voluntad y de una democracia voluntarista rayando en la utopía y que no esconden actitudes y conductas oportunistas, descaradas y cómplices con los que manejan el 'status quo' actual.... Aunque también presumo que una parte de los partidarios de esa convocatoria si esconden intenciones perversas y bastardas desde el punto de vista del republicanismo ciudadano, comprometido y radical.

Todos sabemos, y quien no lo sabe es porque no quiere, que la España monárquica es el juguete o el parapeto donde se escuda la gran Banca, los especuladores, los empresarios sin escrúpulos viajeros con sus capitales a paraísos fiscales, los políticos de ideología democrática “conversa”, los sobrevivientes azules de la dictadura .... y como no, la Iglesia española siempre lista y abierta al negocio de la pesca en río revuelto.

Todos sabemos que la monarquía no solo fue por decisión de un dictador y la aceptación de unos aristócratas arruinados a los que se les ofrecía un regalo valioso a cambio de con su apellido aparentar una legitimidad a tan arbitraria y despótica imposición a los pueblos de España.

Todos sabemos que sin la cooperación necesaria del PSOE y del PCE no hubiera sido posible.

Todos sabemos los beneficios que la 'constitución' arreglada a la carta y las necesidades de la monarquía que transitaba de la dictadura a una democracia “aparentemente” liberal y de los grandes beneficios que aporta a los partidos que se turnan como gobiernos sucesivos del rey; todos sabemos que quienes más perdieron fueron el pueblo soberano, los republicanos apartados y dejados a la deriva y uno de los firmantes y abanderados del nuevo sistema político: el PCE que fue perdiendo protagonismo político, víctima del bipartidismo al que el mismo contribuyó con su apoyo a la institución “real” y a eso que llaman 'constitución' de 1976.

Hoy, este partido histórico y otros pequeños partidos extraparlamentarios que se reclaman de la izquierda saben que el monstruo del bipartidismo poco juego les va a dar. Pero juegan con la vana esperanza de obtener unas plazas más. Migajas políticas derivadas de lo que ellos mismos crearon.Todo menos reconocer su error histórico y pedir las excusas pertinentes a quienes tanto confiaron en ellos y consecuentemente levantar la Bandera de la República.

Saben que los referendos son difíciles de conseguir, que dependen de la voluntad de quién domina el cotarro en el 'congreso? y si si se logran, no obligan. Saben de su maleabilidad a todos los niveles por parte del poder de turno.

Saben que el régimen legal de España es la República, sofocado por una dictadura fascista feroz que asesinó a muchos republicanos, libertarios, socialistas, comunistas, poetas, científicos y sobre todo gentes sencillas del pueblo que creían en la legalidad republicana con la que se habían dotado tras la huida vergonzosa del reyezuelo que tenía sueños imperiales sobre África y trajo tanto dolor y lágrimas a muchas familias que perdieron a sus hijos en guerras coloniales que nunca tenían que haberse emprendido. Saben que lo que llaman “constitución” no deja de ser un compendio de muchas letras huecas y asonantes y ningún compromiso con el pueblo, sólo para dar cobertura "legal" al heredero designado por el dictador.

Saben que a quienes les va también con el actual sistema nunca permitirán ese referendum, que lo más harán serán arreglos esporádicos de la 'carta' (Zapatero-Rajoy) que no les pongan en peligro sus prebendas. Saben que los usurpadores de la legitimidad al igual que los ladrones nunca devuelven lo robado ni preguntan a los damnificados si quieren que se les compense.

Saben que con honestidad política no se puede poner en la misma balanza una monarquía como la actual y la República Democrática.

Luego, por las razones expuestas y muchas más que iremos alegando, no es posible finiquitar la monarquía por la vía de un referendo. Sólo la ruptura democrática, exenta de violencia, pero, llena de voluntariedad y compromiso con la justicia harán que los ciudadanos logren dejar la condición de vasallos para recuperar plenamente sus derechos ciudadanos.

Saben que si de verdad quieren la democracia política, económica y social deben llamar todos los días desde la tribuna al pueblo a recuperar su República. Dejarla para más adelante es la prueba de su dejación del republicanismo.

Nadie por encima del pueblo soberano, nadie por encima de la justicia que emana del pueblo. La libertad, la igualdad y la fraternidad son las condiciones para una democracia plena y participativa. Solo es posible en el marco de una República de todos y para todos.

¡Salud y República!

Salva Artacho


Las tres “R”: referendum, ruptura y República
  • Title : Las tres “R”: referendum, ruptura y República
  • Posted by :
  • Date : 29.9.13
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top