La República entre más, mejor.

Para traer la República es necesario que los republicanos alcemos la voz, nos organicemos y confluyamos todos con las otras fuerzas progresistas en un pacto por la República.

Teniendo siempre presente que la historia y la memoria deben formar parte de nuestras formaciones políticas republicanas para no repetir errores, que sin duda se cometieron, unas veces por exceso de buena fe, otras por dogmatismo partidario, otras por inexperiencia... Si queremos triunfar como causa republicana no nos puede volver a ocurrir, y por ello debemos presentarnos ante nuestro pueblo con las ideas claras y recogiendo el mayor arco posible de adhesiones.

La República Española no será obra solo de la izquierda, porque entonces vamos a tardar mucho, mucho tiempo, y además no todos los republicanos españoles son de izquierdas.

La República como sistema y forma de gobierno forma parte de la cultura política de todos los ciudadanos progresistas, y por ende de la izquierda política, pero no tenemos la exclusividad de la marca, cosa que con relativa frecuencia olvidamos.

La República nos convierte en ciudadanos libres, abandonando la condición de súbditos, nos hace a todos iguales en obligaciones y derechos, nos permite una verdadera participación, nos dota de un parlamento democrático y responsable ante los electores, nos abre el acceso a una justicia desprovista de la la injusticia actual, nos obliga defender la democracia política profundizándola haciéndola extensiva a la democracia económica, lo que nos llevará a conseguir la verdadera solidaridad inter-ciudadana.

Son muchos las personas que se sienten desengañadas del actual sistema y sus nefastas consecuencias político-sociales y que van tomando conciencia de la disparidad arbitraria y sin razón de una monarquía y de sus sucesivos gobiernos a estas altura de la historia. No solo por el derroche de la fastuosidad de su presencia, sino también por el nepotismo, la corrupción y la desigualdad que se crea y acrecienta a su sombra.

Para conseguir el objetivo de su supresión y la recuperación del Estado Republicano, tendremos que confluir con generosidad y respeto con los que se reclaman del republicanismo, con todos los ciudadanos de progreso, con los que están hasta la coronilla de reyes, duques, zarzuelas, sainetes de mal gusto, de corruptos y de que en España el trabajo sea una mercancía con la que juegan a su gusto y capricho banqueros y capitalistas sin escrúpulos.

La República es, sin duda, la forma de gobierno más progresista de la historia política de la humanidad, pero también puede ser un tope “legal “ para no avanzar a hacia las mejoras sociales que su propia idiosincracia lleva implícitas, solo hay que mirar haca otras “repúblicas” del entorno para obtener un visión de lo que queremos y de lo que no queremos.

Conquistarla, ponerla en marcha, profundizarla y consolidarla es la tarea a la que estamos llamados los aspirantes a la condición de ciudadanos libres. Si los republicanos orillados a la izquierda somos los más, convencemos a más ciudadanos de nuestro programa, será más progresista, libre, justa e igualitaria. Si al contrario trabajamos por nuestra individualidad política partidaria, por rivalidades personales, por “verdades absolutas” de las que nos creemos representantes “únicos”, perderemos el hilo de la historia y otros vendrán y se llevarán el estado a la otra orilla y las diferencias con la denostada monarquía solo serán diferencias formales, porque no se darán avances que profundicen la libertad, la igualdad, la fraternidad, la solidaridad, la democracia económica, la cultura...

A la unidad y al trabajo por la República estamos llamados todos los ciudadanos que presumimos de conciencia política y de amantes de la libertad, de la respuesta generosa que demos dependerán los resultados de una u otra República.

Salud y República!

Salva Artacho


La República entre más, mejor.
  • Title : La República entre más, mejor.
  • Posted by :
  • Date : 29.11.13
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top