La fosa de no sé quién.

"Los de izquierdas son unos carcas, todo el día con la fosa de no sé quién", la frase es de Pablo Casado, diputado por el Partido Popular en el Congreso. Queda claro que a este señor nada le importa el humillante y anónimo lugar donde descansan los restos de cientos de miles de asesinados durante la Guerra Civil y el posterior franquismo. Unos restos que llevan buscándose de una u otra forma desde el mismo momento en que las victimas salían de sus casas acompañados de militares franquistas o de falangistas rumbo a un destino cierto, un destino que no era otro que el tiro en la nuca al pie de una de esas fosas a las que Pablo Casado alude despectivamente haciendo gala de una total falta de humanidad.

Pablo Casado bien acompañado por doscabecillas de la Operación Púnica

Cierto es que no se sabe aún la identidad de todos aquellos que están enterrados en los miles de fosas comunes que existen en España, nada más llegar al gobierno Rajoy dejó sin dotación presupuestaria a la Ley de Memoria Histórica impidiendo la continuidad de las búsquedas y las exhumaciones. No se sabe quienes eran, pero si se sabe que eran demócratas y que solo por serlo fueron impunemente asesinados. Hombres y mujeres pasados por las armas cuyos cadáveres se hacían desaparecer arrojándolos, algunos aún con vida, a fosas improvisadas para después cubrirlos con la tierra por la que lucharon, una tierra en la que Pablo Casado fascistamente escupe sin ningún pudor. Los de su calaña son así de miserables y además son tremendamente cobardes. Yo desde aquí le invito al Sr. Casado a que asista a cualquier reunión de cualquier Asociación de Victimas del Franquismo o Memorialista y que delante de todos los asistentes largue su desdichada frase. No lo hará jamás. Solo de pensarlo su cuerpo de alfeñique temblaría de miedo. Tampoco pedirá perdón por sus intolerables insultos, sabe que disfruta de impunidad.


Cuando Pablo Casado nació ya hacia seis años que el dictador ocupaba su magnifica tumba y por tanto no pudo servirle, sin duda le habría encantado, a cambio milita en un partido político que fue fundado por destacados franquistas, algo es algo dirá. Pablo Casado nació en Palencia, feudo franquista desde julio de 1936 y donde el jefe de la Falange palentina, capitán Lobo, liberado por los facciosos de Valladolid, organizó rápidamente una escuadra mixta de falangistas y guardias civiles que recorrió los pueblos de la provincia aniquilando a cualquiera que fuese sospechoso de lealtad a la República. Cosas de la vida, cabe la posibilidad de que Casado siendo niño haya jugado en un parque infantil palentino, situado en la Avenida de Asturias, sin saber que escondía bajo su suelo un total de 497 asesinados por los falangistas a las órdenes de Lobo, 250 de ellos en lo que hoy es la zona de columpios, la mayoría de ellos pertenecientes a sindicalistas, concejales y alcaldes.

Por otro lado y teniendo en cuenta el pasado falangista de su mentor, el Sr. Aznar, no es de extrañar el pensamiento de Casado y hasta puede que en breve obsequie a las victimas del franquismo con alguna "peineta", eso si rodeado de sus correligionarios, amparado en la multitud como todos los cobardes.

La justicia española debería actuar contra aquellos que lanzan semejantes insultos sobre un colectivo de victimas tan numeroso, no existe otro mayor en ningún país del mundo a excepción de Camboya, pero no lo hace. Si los insultos fueran proferidos contra las victimas de ETA todos nos indignaríamos y exigiríamos mano dura, haríamos bien, pero tratándose del victimas del franquismo para la justicia y para gran parte de la población hay barra libre a la hora de humillarlas. Acabamos de saber que Facu Díaz fue imputado por la Audiencia Nacional a raíz de un vídeo en el que ridiculiza al Partido Popular y del que sibilinamente sacan posibles humillaciones a las victimas del terrorismo de ETA, parece ser que la demanda se ha archivado. Lo de Casado y Rafael Hernando es muchísimo más grave y más explícito y ha quedado impune, Casado ni siquiera ha sido llamado a declarar, la fiscalía está en otras cosas. Todos somos Charlie, todos somos Miguel Ángel Blanco, todos somos.....pero no todos somos, por ejemplo, García Lorca. En fin todo mentira, una triste mentira, creo.

Únicamente con la llegada de la III República las victimas republicanas podrán descansar en paz, dignamente. Entonces será el momento de pedir cuentas a quienes las insultaron.

Benito Sacaluga

La fosa de no sé quién.
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top