Rajoy lo ha pasado mal.

En un acto del Partido Popular celebrado el pasado sábado en Córdoba, al objeto de presentar las candidaturas populares para las elecciones autonómicas andaluzas, acto que mucho me temo pagamos entre todos, bien sea en A o en B, Mariano Rajoy ha dicho que: "Yo lo he pasado muy mal, pero España ya va mejor".

A mi esta frase y este presidente me recuerdan a Nerón, que después de incendiar Roma con los romanos dentro y echarle la culpa de ello a los cristianos, acudió compungido a consolar a los supervivientes y mostrarles su dolor, al mismo tiempo que vía edicto instó a la población a crear un fondo humanitario para socorrer a los que se habían quedado en la calle y subió los impuestos en todo el Imperio. Hay quien dice que con el fondo y los impuestos recaudados se construyó un nuevo palacio en unos terrenos que el fuego había despejado. Como consecuencia de sus políticas fiscales el Senado lo declaró enemigo  público y tuvo que salir corriendo de Roma para terminar suicidándose con la colaboración de su secretario. 

Yo me pregunto en que le habrá afectado negativamente la crisis de forma personal a Rajoy y no consigo encontrar ninguna respuesta. Quizás quiera referirse al malestar que le produce ver al pueblo ardiendo mientras él atiza el fuego y prohíbe a los bomberos salir de sus cuarteles. Lo que si sé es lo que la crisis, o mejor dicho su tratamiento, ha supuesto y supone para la clase trabajadora, para los pensionistas y para los estudiantes.

España ya va mejor, dice Rajoy ...(aplausos) y como va mejor continua el mitin diciendo : "nos queda seguir trabajando y seguir con las mismas políticas".... (aplausos). Después de escuchar esto ya no hace falta que el Partido Popular redacte un programa electoral, ni para las autonómicas ni para las generales. 

Puede que como afirma el presidente España vaya mejor, pero solo la España de Rajoy y los suyos, esa que ha desheredado a la mayoría de los españoles para dárselo todo a sus hijos bastardos. La realidad, la cruda y patente realidad, es que España está hecha un desastre, la cojas por donde la cojas y esto si que se lo tenemos que agradecer a Rajoy y a su tropa.

El país hace aguas por todos lados y el capitán del barco desde su atalaya insta a los galeotes a seguir remando para salvar la nave aunque ya estén exhaustos y los remos tan gastados que ya muchos reman con las manos. Sin un jefe de Estado que lo llame a consultas para pedirle explicaciones y llegado el caso reenviarlo a su casa, su permanencia en el despotismo solo puede verse truncada por las urnas y a ellas se aferra sin importarle lo más mínimo seguir mintiendo a la ciudadanía desde los atriles de los mítines de su partido o desde el del Congreso de los diputados o del Senado, pero él sabe que todo lo que está haciendo no es más que una huida hacia delante. En esta seguridad mueve los hilos para, llegado el caso, gobernar en coalición con el PSOE y lo malo es que los socialdemócratas, tan accidentalistas ellos, aceptarán participar en el contubernio.

El secretario general de los socialistas madrileños acaba de ser enviado al exilio interno, él no acaba de explicarse los motivos de esta decisión, pero después de escucharle repetir varias veces que el PSOE es un partido republicano donde lo que importa es la voluntad y soberanía del pueblo por encima de todo, puede que en esa actitud pro-republicana esté uno de los motivos que han llevado a su decapitación, aunque hasta ahora no lo ha manifestado públicamente es posible que internamente haya puesto sobre la mesa, (lo dudo), la necesidad de ser consecuentes de una vez por todas con ese republicanismo que el PSOE pregona a media voz pero que no práctica. Pedro Sánchez es a quien la vieja guardia ha encargado llevar a cabo la futura coalición de gobierno con el Partido Popular y Tomás Gómez parece ser un cabo suelto, o más bien un obstáculo, para que dicha coalición se materialice en las autonómicas de Madrid. Ahora le buscan un sustituto y apuntan a un exministro de Zapatero que no milita en ningún partido, al que le será mucho más fácil pactar con el Partido Popular, por lo menos no sentirá nauseas, y además mucho desencantado del PP desviará su voto hacia un politico no profesional que ademas ha sido fraile de los Hermanos del Sagrado Corazón aparte de catedrático, titulación está ultima que ahora viene muy bien para competir con el abultado número de universitarios de "prestigio" que Podemos tiene entre sus dirigentes.

Rajoy nos dice que lo ha pasado mal, lo cual quiere decir que su malestar ya ha pasado, y nuevamente vuelve a mentir, aunque sea en una cuestión que poco o nada nos importe o afecte a los demás. En estos momentos Rajoy debe andar muy preocupado, el rosario de imputaciones por corrupción a miembros de su partido ya tiene más cuentas que las permitidas por la liturgia y una rotura del hilo que las mantiene unidas hará que todo salte por los aires. Las expectativas de voto a su partido están en mínimos históricos y solo la situación paralela que vive el PSOE le hace concebir esperanzas de salvación. Por otro lado la izquierda sube peldaños de manera constante y el temor de Rajoy a un gran pacto le quita el sueño. El solo pensar que alguien diferente al PSOE o al PP tenga acceso a los cajones de los gobiernos anteriores a ambos partidos les produce pánico.

Sí, Rajoy lo sigue pasando mal, tan mal que para dirigirse a los de su partido en relación con Podemos busca inspiración en los discursos de Franco:
"... sentimos más al pueblo que los que llamándose protectores se acercan a él para engañarle". Burgos uno de octubre de 1936.
"...Pactos ocultos con el comunismo ruso, acuerdos secretos con naciones extranjeras a espaldas de la Constitución y de las Leyes; persecución sin tregua de cuanto representase un valor espiritual y moral o no se uniese al carro de la revolución moscovita". Sevilla 25 agosto 1936.
" Esos cantos de sirena que desde fuera de las fronteras se os dirigen encierran siempre móviles políticos solapados..." Barcelona 4 junio 1966. 
"Es necesario que nos familiaricemos con la idea de que se acabaron los tiempos cómodos y fáciles..." Madrid mayo de 1952
Dada la disposición del Partido Popular a gobernar por Decreto y a utilizar el rodillo de la mayoría absoluta, esperemos que Rajoy no haya leído lo que Franco dijo en el discurso de apertura de las Cortes en 1952:
"...Y en relación con ese fanatismo de la democracia hemos de probar que en materia de instituciones y de formas políticas este antiguo y glorioso país que es España no necesitó jamás de modelos exóticos para encontrar recursos de vida social y política libre".
Para mi que Rajoy, al igual que el Dictador, piensa que el Estado está por encima de la democracia y que España está por encima de los españoles, se ha criado en esa convicción, sus políticas y sus declaraciones lo corroboran y además se erige como el único salvador posible.

Deberíamos urgir a las fuerzas políticas de izquierdas a unirse en un frente común. El nombre, o las siglas de la coalición no importan. Lo que si me gustaría y mucho es que el cambio a promover se atenga a lo que Azaña exigió el 11 de febrero de 1930 para reactivar el sentir republicano, refiriéndose al nuevo escenario político a plantear tras la reciente retirada de Primo de Rivera:
"...cobijará sin duda a todos los españoles; a todos les ofrecerá justicia y libertad; pero no será una monarquía sin rey: tendrá que ser una República republicana, pensada por los republicanos, gobernada y dirigida según la voluntad de los republicanos"
Benito Sacaluga
Rajoy lo ha pasado mal.
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top