Felipe VI de Francia

Queridos franceses, ilustre alcaldesa de París, os podéis quedar con Felipe VI. Si tanta es la admiración que sentís por su figura, os lo regalamos junto con toda su familia, sin coste alguno y a portes pagados. Ahora que en Francia la derecha política se ha refundado bajo el nombre de "Los Republicanos", no os vendrá mal tener un muy francés borbón en la recamara de las incongruencias. Además si la cosa se pone mal ya tendríais un rostro para la reconciliación. Para que se porte bien solo tenéis que llevarle a visitar la antigua Plaza de la Revolución, allí donde en 1793 al grito de !Viva la República¡ pasasteis por la guillotina a Luis XVI, rey de Francia y de la muy española Navarra. Ya se que no vais a aceptar el regalo, por tanto, por favor, al menos no queráis para los demás lo que no queréis para vosotros.

El rechazo sin paliativos a que Felipe VI profane la memoria republicana española en una plaza de Paris no significa que los españoles seamos incapaces de perdonar y hasta de olvidar, cosas bien diferentes por cierto. La demostración de esa capacidad se hace evidente por el hecho de que hemos pasado la página, pero no olvidado, del abandono que la República Francesa tuvo para con la República Española en su lucha contra el fascismo que, cosas del destino, luego invadió Francia. No solo lo perdonamos en su día sino que, además, os ayudamos a vencerlo, sin recibir nada a cambio, quizá la vaga ilusión de que una Europa libre ayudaría a España en su lucha contra la dictadura franquista, esa dictadura que reinstauró la monarquía en nuestro país y a cuyo impuesto representante hoy alabáis y rendís honores. Una cosa es "pasar página" y otra bien diferente arrancarlas del libro de la historia.




Lamento y mucho que el homenaje ofrecido a los republicanos españoles de la 9.ª Compañía de la 2.ª División Blindada de la Francia Libre, haya contando con la presencia de un rey heredero del elegido e impuesto por el dictador Franco, el mismo que suministraba a los nazis el wolframio que blindada esos carros de combate que asolaban Francia. Es una pena que tan merecido homenaje no haya contado con la presencia de los republicanos españoles, tal y como lo fue el magnifico y no menos merecido homenaje que en 2013, en la Plaza del Ayuntamiento de París, el presidente François Hollande ofreció a los exiliados españoles de la resistencia con una bandera republicana ondeando frente a él, allí si había republicanos españoles y se escucharon !vivas¡ a la Tercera, en esta ocasión la presencia de Felipe VI, lógicamente impidió la presencia republicana en aras de una dignidad nunca perdida.

No obstante el gran homenaje de 2013, las asociaciones de republicanos y de sus descendientes consideraron que ese gesto no era suficiente, y defendieron que el Estado francés debía dar un paso más, según pusieron de manifiesto al terminar el acto:

"Seguimos reclamando que el presidente, François Hollande, reconozca oficialmente lo que hicieron los españoles en la resistencia", dijo Eloi Martínez, presidente de la Asociación para el recuerdo del exilio español en Francia (ASEREF). Los miembros de esta asociación, integrada por diez agrupaciones, esperan también que las autoridades francesas admitan la responsablidad en el maltrato a los republicanos en 1939, cuando fueron recibidos no como amigos sino como enemigos, y enviados a campos de concentración".

En esas fechas (2013) el Ayuntamiento de París estaba gobernado por Bertrand Delanoë, y una de las candidatas a sucederle era la socialista Anne Hidalgo, nieta e hija de republicanos exiliados, que llegó a Francia con dos años de edad, circunstancia que hacia albergar ilusiones si Anne Hidalgo ocupaba finalmente la Alcaldía. El presidente de la "Asociación para el recuerdo del exilio español en Francia", llegó a manifestar lo siguiente sobre Hidalgo:

"Es muy sensible a esta causa y nos ha dicho que en caso de que gane está dispuesta a trabajar en ello. Eso para nosotros es muy importante. No es su preocupación más inmediata, y lo comprendo, pero vamos avanzando"

Ahora con Anne Hidalgo como alcaldesa de París, lo que si hemos podido constatar es que no es la sensibilidad una de sus virtudes. Permitir que Felipe VI participe en un acto de homenaje a soldados republicanos es un autentico esperpento además de un insulto a sus descendientes y al republicanismo español.

Dice Anne Hidaldo que los republicanos españoles hemos pasado página, sobre esto no encuentro mejor contestación que la efectuada por David Torres en su magnifico blog "Punto de Fisión":

.....La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, aprovechó su quijotesco apellido para meter la pata hasta el corvejón: “Usted es el rostro de esa España joven, reconciliada, que ha pasado la página de sus horas oscuras”. Cómo vamos a pasar página, señora, si en España aún hay docenas de miles de muertos sin nombre enterrados en las cunetas, si somos el segundo país del mundo, tras Camboya, con más fosas comunes sin identificar. Cómo vamos a pasar página si esos republicanos españoles a los que han dedicado un jardín de París fueron los mismos a quienes fusilaron, maltrataron, exiliaron y ningunearon en su propio país. Cómo vamos a pasar página, alma de cántaro, si el fascismo que fue expulsado a cañonazos de París por las tanquetas de La Nueve, triunfó aquí durante medio siglo y sigue prosperando, si son sus hijos y sus nietos los que nos gobiernan desde entonces, si aquí hay piaras de canallas indecentes que aún se hacen fotos con el brazo derecho en hitleriana erección. Cómo vamos a pasar la página de las horas oscuras si aquí nunca se ha hecho la luz.

Lo dicho, si la alcaldesa de París quiere le regalamos el lote completo: Dos reyes, dos reinas, varias infantas y hasta una princesa cortesana de apellido impronunciable. Les regalamos los originales y las copias en cera. Con este acopio de sangre azul franco-griega ya pueden comenzar una nueva etapa monárquica y devolver su esplendor al parisino Palacio de Versalles.

Benito Sacaluga



Felipe VI de Francia
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top