Una bandera prescindible

Por si acaso los españoles habían olvidado cual es la actual bandera de España Pedro Sánchez y el PSOE, el PSOE y Pedro Sánchez, se han encargado de recordárnoslo. Ayer, en su proclamación como candidato a la presidencia del gobierno se veía más la bicolor que al propio aspirante. A mi me recordó a la película realizada sobre las andanzas bélicas del general Patton. Todo muy americano y muy patriotero. 

Lo trascendente del caso es que mientras que en USA hace 150 años que nadie enarbola la derrotada bandera confederada, en España no hay día en que, por ejemplo y entre muchas otras, la tricolor republicana o la estelada no se vean por todos lados. 






Dentro de poco veremos a los dirigentes del PSOE con la banderita bicolor a modo de pulsera en la muñeca derecha y a sus perros con el mismo collar que el que luce el can de Esperanza Aguirre. 

Ante tal ataque a sus señas de identidad el Partido Popular se está pensando incluir en sus mitines la bandera de los Tercios de Flandes, esa tan parecida a la franquista pero en la que el águila en lugar de una cabeza tiene dos, ahora le viene al pelo a Rajoy, una cabeza para Rivera y otra para él.


Cabe la posibilidad de que lo de la bandera sea una estrategia de Sánchez para evitar a los antidisturbios en las manifestaciones, ahora se confundirán con los del PP y todos sabemos que a éstos la policía les depara un trato benevolente. Los palos serán para los de la tricolor que para eso son unos antipatriotas de mucho cuidado y para eso la Delegación del Gobierno en Madrid está en manos del PP.

Siempre he denunciado la accidentalidad del PSOE, pero lo de ayer ha superado todas mis previsiones. Lo digo por lo de la bandera y también por el discurso de Sánchez, un discurso que parece haber sido escrito por FAES. Solo le faltó que al final lanzara el grito de !Viva España¡, que al fin y al cabo es lo que ahora toca y, como siempre, a los españoles !que les den¡, a los republicanos ni os cuento. 

Si Pablo Iglesias Posse o Largo Caballero levantaran la cabeza correrían como locos a afiliarse a lo que queda de IU, lo extraño es que no lo hayan hecho ya los militantes socialistas, dejando a los socialdemócratas solos en esta su penúltima traición a los principios de un partido que durante 100 años y hasta la muerte de Franco se definió como un partido de clase obrera, socialista y marxista.

Dijo ayer el líder socialdemócrata que se ha comprometido con los suyos a liderar un "cambio seguro y valiente", que "una a todos los españoles", y al mismo tiempo a mantener la "autonomía" del proyecto socialista. También se ha comprometido a dirigir el próximo Gobierno de España "desde la moderación, con alternativas valientes y constructivas". Yo no dejo de preguntarme cual es el "proyecto socialista" de alguien que no es socialista. También me pregunto desde cuando la "valentía" y la "moderación" han ido de la mano en política y, también, desde cuando "autonomía" es sinónimo de mayoría absoluta.

Ante mi certeza de que en las próximas elecciones generales las mayorías absolutas están descartadas, lo de ayer no hace más que dar peso a la gran alianza PSOE/PP que propuso Felipe Gonzalez. Por España, todo por España.

Benito Sacaluga

Una bandera prescindible
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top