Alarma en Zarzuela: Felipe VI, hundido tras los graves escándalos del emérito


Felipe vi



Los hay que son monárquicos convencidos. Los hay, más numerosos, pragmáticos, que apoyaron primero a Juan Carlos I y después a Felipe VI confiando en que contribuirían a estabilizar una democracia más joven y, por lo tanto, menos consolidada que otras en Europa. Por último, los hay que no son ni una cosa ni la otra, pero a los que una monarquía constitucional, que reina pero no gobierna, no estorba mientras sea discreta.

Estos tres tipos de responsables políticos, económicos o culturales han visto con espanto esta semana cómo EL ESPAÑOL publicaba unas grabaciones en las que la aristócrata Corinna zu Sayn-Wittgenstein, ex amante de Juan Carlos I, que sepultan con graves acusaciones la reputación del rey llamado a ser recordado por acompañar la llegada de la democracia a España y cuyo legado está quedando emponzoñado por su vida privada sin límites ni reglas. 



Felipe VI vive sus momentos más bajos al frente de la Monarquía española


"El rey Felipe VI está solo. Lo han dejado solo", explica alguien que conoce muy bien a Felipe VI desde pequeño. "Él es un hombre capaz, probablemente el que más, pero eso no es suficiente. Sólo hay que comparar la situación de la Casa Real en los buenos tiempos de Juan Carlos. Su imagen era excelente, la reina Sofía se implicaba intensamente, el príncipe de Asturias y sus dos hermanas protagonizaban actos públicos y eran un activo, incluso había otros miembros de su familia con proyección pública que daban sentido a la naturaleza familiar de la Corona en la jefatura del Estado", explica.

"Él es un hombre capaz, probablemente el que más, pero eso no es suficiente. Sólo hay que comparar la situación de la Casa Real en los buenos tiempos de Juan Carlos". "Mira ahora: su padre es un lastre, su madre está desaparecida, su cuñado, en la cárcel, sus hermanas no pueden desarrollar una agenda pública. Y con la reina, las cosas están como están", dice en relación a los habituales rumores de crisis matrimonial o comportamientos poco ortodoxos de la mujer del jefe del Estado. 


El silencio de la Casa Real en torno a los escándalos del emérito


La Casa Real mantiene un absoluto silencio en relación a las actividades del rey emérito, como también de Iñaki Urdangarin, en la prisión de Brieva (Ávila) y se limita a recordar su escrupuloso respeto por la Justicia y a comentar sólo la actividad oficial del monarca. Zarzuela ha emprendido algunas reformas destinadas a mejorar la transparencia y la rendición de cuentas desde que en 2014 Felipe VI asumiera el cargo para tratar de dotar de una imagen más moderna a la institución, pero la figura de Felipe VI debe sortear demasiados obstáculos, habitualmente puestos por su propia familia. 

"El contenido de las cintas es demoledor para Juan Carlos I, pero el efecto negativo sobre Felipe VI es obvio", explica un político muy cercano al rey. "Cada escándalo le obliga a protegerse y mengua el impacto de lo que sí hace bien, que es en realidad casi todo", según esta fuente.  "El contenido de las cintas es demoledor para Juan Carlos I, pero el efecto negativo sobre Felipe VI es obvio".
Alarma en Zarzuela: Felipe VI, hundido tras los graves escándalos del emérito
  • Title : Alarma en Zarzuela: Felipe VI, hundido tras los graves escándalos del emérito
  • Posted by :
  • Date : 17.7.18
  • Labels :
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top