Comunicado de Unión Republicana y Al Servicio de la República, 27 de agosto de 2018

Unión Republicana y Al Servicio de la República
Comunicado de Unión Republicana y el Colectivo Al Servicio de la República

La impunidad del franquismo es el principal ingrediente de la gran cloaca de corrupción en que se ha convertido España, con políticos mediocres, sin ideas y sin ganas de hacer nada que no sea permanecer en el cargo. 

En el marco político actual, asistimos perplejos a como el régimen surgido de la Transición postfranquista y sus cómplices, no sólo están dulcificando el franquismo equiparando a víctimas y verdugos, sino que pretenden darle una salida digna al dictador del Valle de los Caídos y ser indulgentes con el ideólogo del nacionalcatolicismo: el falangista, José Antonio Primo de Rivera. 

Por otra parte, hemos asistido atónitos a como partidos políticos como PP o Ciudadanos se han opuesto a la exhumación del dictador Franco, una prueba irrefutable de que el franquismo sociológico sigue entre nosotros. Si el franquismo no existiera, no habría focos de resistencia que se opondrían a su ilegalización. La trampa de la Transición fue hacernos creer que estábamos ante una verdadera revolución democrática de facto y que el franquismo era cosa del pasado, sin embargo, la resiliencia reaccionaria del franquismo permanece presente, casi intacta en las últimas décadas y está adornada en partidos con apariencia democrática, pero que esconden bajo la alfombra ideas neoliberales con un discurso engañoso, incompatible con la democracia, las libertades y los derechos más fundamentales del ser humano. 

Este esperpento político actual en el que nos encontramos, ha consentido que trescientos exmilitares en la reserva enaltezcan la figura del dictador genocida a través de un comunicado, cínico, grotesco e hipócrita. Incluso se tolera que la Fundación Nacional Francisco Franco asevere que “La represión franquista es una falsedad, y que el antiguo régimen de Franco no fue, en ningún caso, una dictadura”. Por otro lado, 32 años después de la muerte del dictador, hemos conocido que la familia Franco posee un patrimonio heredado de la dictadura en torno a los 500 millones de euros. 

Bajo esta premisa, en España, se está dulcificando el fascismo como si fuera una opción cualquiera y respetable, como si no fuera algo repugnante, hoy en día puedes permitirte el lujo de salir en la televisión y pavonear tu fascismo sin entrarte vergüenza, amparados en la libertad de expresión de la que la izquierda no goza, puedes salir y decir que Franco no fue un asesino, negar todas las barbaridades que cometió contra España y sentirte impune. 

La crispación vuelve a contaminar el clima político español, fruto de una Transición que dejó a nuestros muertos en las cunetas, que no fue para nada modélica y mucho menos democrática; primero porque no hubo una ruptura con el régimen anterior, y segundo, porque los poderes fácticos que incitaron el golpe de Estado contra la República y ganaron la posterior guerra civil, permanecieron y permanecen hoy en el poder dominando los resortes del mismo. 

El juego que se trae el régimen y sus cómplices con todo esto de dulcificar el fascismo franquista y al propio dictador Franco, mitiga la lucha antifascista democrática, adormece la memoria histórica y relega la acción republicana. Se trata de validar la actual monarquía, heredada del franquismo y concebida bajo leyes y referéndums franquistas, para a medio plazo elaborar una nueva Constitución “entre todos” y legitimar al rey Felipe VI y sus descendientes futuros. 

Por eso molesta el republicanismo, por eso los medios acallan nuestra voz de libertad y democracia, porque la República es la única forma de ruptura en este engendro corrupto en el que nos encontramos. En democracia, no caben leyes de impunidad para los golpistas. 

Desde Unión Republicana (UR) y el colectivo Al Servicio de la República (ASR), no sólo no vamos a caer en ese error sino que lo vamos a denunciar. Diálogo todo, engaños ni uno más. Nosotros los republicanos y republicanas, quienes sufrimos y padecimos el franquismo fascista y la posterior dictadura, no podemos permanecer impasibles y agachar la cabeza ante esta situación de injusticia. Somos depositarios del legado republicano y fieles defensores de su causa. Nuestra responsabilidad es histórica, pero promovida por unos ideales del porvenir con vocación de futuro. 

Desde UR y el colectivo ASR jamás aceptaremos los pactos de silencio de la Transición que algunos definen como modélica, -culminada en la Constitución del 78 y un jefe de estado no electo-, y no los aceptamos, entre otras cosas, porque se basa en una traición a la República y el olvido de los verdaderos demócratas asesinados que aun hoy se encuentran en fosas comunes y cunetas. 

La República es una forma de Estado. El republicanismo una ideología y un sistema de valores. Cuando van juntos, la República es la fraternidad organizada. En la cultura de la fraternidad los oprimidos tienen que ser agentes activos en el proceso de liberación. En este sentido, la articulación del espacio republicano pasa por organizarse de forma independiente de quienes lo han frenado, taponado y utilizado todos estos años. 

Gracias a la Constitución borbónica, los herederos del franquismo han podido seguir manteniendo sus privilegios. Por eso, en el franquismo no hay espacios que defender. Ha quedado claro. Sólo la lucha por la libertad y el restablecimiento de la República.

27 agosto de 2018

Unión Republicana : www.unionrepublicana.es
Comunicado de Unión Republicana y Al Servicio de la República, 27 de agosto de 2018
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top