Cristina Fallarás: "Violencia a cambio de dinero"

Cristina Fallarás | Público

Acaba de comenzar una carrera peligrosísima entre el PP y Ciudadanos, con sus líderes a la cabeza. La carrera que consiste en el uso de la mentira para promover el odio entre la ciudadanía, y con él la violencia. Racismo se llama. Es peligrosa por ambas partes, por la mentira y por el racismo.

El uso de la mentira en política no es nuevo. Llevamos años padeciendo lo que llaman el “argumentario”, que no es otra cosa que repetir una mentira machaconamente para que parezca verdad. Y también mentiras directas, algo que se ha convertido, en el caso del Partido Popular, en una forma de gobierno. La democracia se basa en la confianza de los ciudadanos en aquellos que les representan, quienes administran los bienes comunes y quienes legislan y aplican las leyes. Si esto parece de perogrullo, debería parecerlo también el hecho de que gobernar utilizando la mentira y aspirar al Gobierno de la misma forma pudre la democracia. Sin embargo, parecemos olvidarlo con facilidad.



También es peligroso, por razones evidentes, el racismo, y sobre ello no cabe extenderse: ignorancia, o sea odio, o sea violencia. Sí cabe, en cambio, abundar sobre el papel que juegan los líderes políticos en este desastre. Cuando Pablo Casado y el PP o Albert Rivera y Ciudadanos airean sus posturas racistas las convierten en algo “bueno”, incluso deseable para una parte de la población. Es decir, esa parte de la población que ya tenía inclinaciones xenófobas y no las aireaba a causa del rechazo social que provocaba, a partir de este momento se escuda en la defensa que los políticos hacen de ellas, y las considera aceptables y las convierte en una forma de odiar. No hay más inmigración ahora que hace una década, no hay una situación esencialmente distinta, la diferencia es que entonces los líderes políticos, españoles y extranjeros, en general, no habían dado el paso de la infamia. Y el paso de la infamia consiste en convertir al extranjero en enemigo, al inmigrante en amenaza, y por lo tanto azuzar la ignorancia y el odio.

La normalización del discurso racista y xenófobo llevado a cabo por Casado y Rivera alienta la violencia. No existe racismo sin odio ni odio sin violencia. Alienta la violencia basándose en la mentira y para el podrido empeño de conseguir más votos, o sea dinero. Violencia a cambio de dinero, de eso se trata. Es nuestra responsabilidad impedir con todas las herramientas a nuestro alcance que la codicia de estos dos personajes y sus respectivos partidos avance. Nos va en ello nuestra paz y la de nuestros hijos. La posibilidad de la violencia es en sí misma violencia.

Cristina Fallarás, periodista.

Cristina Fallarás: "Violencia a cambio de dinero"
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top