Falacias y mitos del franquismo

Falacias y mitos del franquismo
Parte del apoyo a la figura de Francisco Franco se apoya en mitos, falsedades y bulos sobre supuestas bondades de la dictadura que las redes sociales han desmontado en estos turbulentos días en que se aprobó la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos. Nos lo cuenta el periodista Xavier Caño Tamayo en este artículo de opinión.






Xavier Caño Tamayo | @xcanotamayo

Los familiares de Francisco Franco amenazan con medidas legales contra el decreto ley del Gobierno de Pedro Sánchez, aprobado por el Congreso de los Diputados, para exhumar y trasladar del Valle de los Caídos los restos del dictador. El cúmulo de la desvergüenza y obscenidad políticas del franquismo, aparte de la impostada indignación de la familia del dictador, ha movido a un grupo de jóvenes de izquierda a desmontar en Twiter, mitos, bulos y falsedades sobre supuestas bondades del franquismo en un indecente intento de justificar la sangrienta dictadura.

Logros y conquistas que nada tuvieron que ver con Franco

Una falacia repetida es que Franco creó la Seguridad Social. Pues no. En 1900 se iniciaron varias reformas sociales y en 1908 se creó el Instituto Nacional de Previsión, precedente de la actual seguridad social. También pretenden los hagiógrafos del dictador que Franco creó las pensiones, pero es falso. En 1919 el Instituto Nacional de Previsión estableció la obligatoriedad de las pensiones y en 1931 se recogió la concesión de pensiones en la Constitución de la República como un seguro unificado para todos los trabajadores y trabajadoras.

Falso es también que Franco mandara construir los pantanos que se programaron en 1933 con el Plan Badajoz y los empezó a construir el ministro de Industria Indalecio Prieto. Y falso es también que las vacaciones pagadas fueron cosa de Franco, porque la verdad es que ya en 1918 hubo las primeras vacaciones pagadas de funcionarios del Estado y en 1931, en la Ley de Contratos, las vacaciones se consideraron un derecho de todos los trabajadores y trabajadoras.

Los más osados cobistas pretenden que Franco dejó España como 8ª economía del mundo, pero no es cierto. Según el Banco Mundial, a principios del siglo XX, mucho antes de la dictadura franquista, España era la sexta potencia económica. ¿Por qué? Porque España no participó en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), pero exportó bienes a las potencias en guerra y por eso en los años de esa primera guerra mundial y los veinte del siglo pasado hubo un notable crecimiento económico en el país. En línea similar, se pretende que Franco fundó la Telefónica e Iberia, pero ambas empresas se crearon en 1924 y 1927 respectivamente.

También se ha simulado que Franco creó las ayudas para las familias numerosas, pero lo cierto es que el 21 de junio de 1926 se promulgó el Real Decreto Ley de protección a las familias numerosas de funcionarios públicos y clase obrera y se dieron entonces las primeras ayudas a las familias numerosas. Franco tampoco creó las Viviendas de Protección Oficial (VPO) como se ha dicho, porque la Ley de Casas Baratas, como se denominaba a las viviendas protegidas, se promulgó el 13 de junio de 1911 y en 1913 se empezaron a construir las Viviendas de Protección Oficial con el soporte de varias fundaciones.

Franco y la ONU

Otra de las falacias más repetidas es que Franco creó las magistraturas de trabajo, pero no fue así. El 7 de mayo de 1931 se promulgó la Ley de Jurados Mixtos y se crearon las magistraturas de trabajo siendo ministro de Trabajo el socialista Francisco Largo Caballero. También se suele decir que Franco industrializó España, pero lo cierto es que la guerra destruyó la industria española y la autarquía de la dictadura, que duró hasta 1957, acabó con el resto de industria que quedó tras la guerra. España no alcanzó el nivel de industrialización que tuvo en los años de la República hasta 1970, según el Banco Mundial, y ya habían pasado entonces treinta y un años de dictadura. También se ha dicho que apenas había desempleo con Franco, pero el control del paro y del empleo no empezó hasta 1973, dos años antes de la muerte del dictador, y por tanto no hay ni puede haber datos de esa fantasía.

Uno de los mitos más estúpidos es que Franco consiguió que España fuera aceptada en la ONU, pero no solo no fue así sino todo lo contrario. La ONU aprobó en 1946 por unanimidad una resolución en la que se excluía al gobierno franquista español de organismos internacionales y conferencias de las Naciones Unidas, por la naturaleza fascista de un régimen impuesto al pueblo español con la ayuda del régimen nazi de Alemania y el fascista de Italia.

Lo que sucedió diez años después (1955) fue que había empezado la llamada ‘guerra fría’ que enfrentó a Estados Unidos con la URSS con sus respectivos aliados, aunque no bélica y directamente. En esa situación, Estados Unidos quería instalar bases navales y aéreas en España y el precio que pagó fue imponer que España fuera aceptada en la ONU.





Atrocidades del régimen

También se ha recordado la ferocidad de la dictadura franquista que enterró en miles de cunetas hasta a 140.000 republicanos desaparecidos forzados cuyo recuerdo, exigencia de justicia y reparación mantienen vigentes las Asociaciones de la Memoria Histórica de España. De lo que no hay duda es que la dictadura franquista, durante la guerra civil y hasta dos décadas después, fue una masacre de gente.

En las situaciones de violencia política, el historiador británico Paul Preston distingue dos crímenes de exterminio: raciales y políticos. Los primeros son los de Hitler, que aniquiló judíos, gitanos y eslavos con métodos industriales, mientras que el espíritu vengativo del dictador Franco lo llevó a exterminar a sus adversarios políticos. Según el hispanista británico, al distinguir crímenes políticos y racistas, no hay duda de que “los crímenes políticos que perpetró Franco fueron muchos más que los que cometió Hitler”, aunque éste luego empequeñeció a todos los asesinos masivos con sus masacres racistas.

Pero los cientos de miles de presos de la dictadura franquista, de exiliados y encerrados en campos de concentración en España conforman otro holocausto. El franquismo no supuso más que dolor, sufrimiento y muerte para los ciudadanos.

Xavier Caño Tamayo. Periodista, escritor, activista de ATTAC y defensor de los derechos humanos convencido de que un mundo decente es posible.

Fuente: Espacio Mex
 Falacias y mitos del franquismo
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top