Se debe reexhumar a José Antonio

Se debe reexhumar a José Antonio
Alfonso J. Vazquez | Unión Republicana

Los muros del Senado (su sala noble de ceremonias) se honraron el 17.01.2019 ¿es eso posible? con un acto de homenaje al exilio republicano español, organizado por el PSOE a iniciativa de los propios exiliados y que contó con su colaboración. Ahora se acaba de exhumar a Franco de la tumba donde ordenó enterrarlo Juan Carlos I. ¿Qué pasará con la de José Antonio? 

El art. 3.1 de la Ley de memoria histórica (52/2017) dice: Se declara la ilegitimidad de los tribunales, jurados y cualesquiera otros órganos penales o administrativos que, durante la Guerra Civil, se hubieran constituido para imponer, por motivos políticos, ideológicos o de creencia religiosa, condenas o sanciones de carácter personal, así como la de sus resoluciones. 

Esto excluye al tribunal que juzgó a José Antonio Primo de Rivera imputado el 14.03.1936 por tenencia ilícita de armas de fuego y dirección de las bandas terroristas denominadas “Falange de sangre”. El proceso se celebró los días 16 y 17.11.1936, tras el fracaso del Golpe de Estado. En él se demostró su participación y colaboración desde la Prisión Modelo de Alicante a donde se le trasladara desde la cárcel modelo de Madrid donde fuera internado inicialmente. 

Los terroristas de Falange intentaran asesinar al Fiscal General del Estado Eduardo Ortega y Gasset y a Largo Caballero, Indalecio Prieto y a Jiménez Asúa. En este último intento asesinaron a su guardaespaldas Juan Gisbert. También asesinaron al magistrado del TS Manuel Pedregal (13.04), al capitán Fajardo (07.05) y al Teniente Castillo (12.07). Este último provocó la respuesta, igualmente asesina, de unos Guardias de Asalto que mataron a Calvo Sotelo (13.07). 

Los cargos iniciales contra José Antonio se ampliaron a los de conspiración en un Golpe de Estado e inducción a la rebelión militar. Le juzgo un tribunal ordinario, no un tribunal“constituido para imponer … condenas o sanciones de carácter personal” (art. 3.1 Ley 52/2017) y llevó la instrucción el juez D. Federico Enjuto, por orden del TS (03.10), que le tomó declaración el 10.11. La vista se celebró los días 16 y 17.11. Se representó a sí mismo, pues era abogado, y a su hermano y su cuñada.El proceso aplicó las leyes vigentes y gozó de amplia publicidad en la prensa que recogió varios detalles de la vista. Nada de todo ello tuvo que ver con los procesos farsa de los tribunales ilegítimos del art. 3.1 a que se refiere la ley de Memoria histórica. 

El Fiscal Vidal Gil Tirado, que fue repudiado por su ciudad natal Plasencia en 1939 y rehabilitado en 2018, demostró la colaboración de José Antonio previa y posterior al golpe que, al fracasar, acabó en guerra. Tras la reunión de varios generales golpistas el 08.02.1936, el Teniente Coronel Valentín Galarza informó a José Antonio; éste se reuniría luego con Franco el 12.03.1936 en casa de Serrano Suñer dos días antes de ser detenido. Pese a su desencuentro con franco, según relata Serrano Suñer en sus memorias,el 04.05, ya encarcelado,hizo publicar el “manifiesto a los militares de España” para que se sublevaran ante “la inminencia de disgregación de España en múltiples repúblicas soviéticas”, que era la coartada golpista oficial. 

Desde la cárcel siguió en contacto con el General Mola, el “Director” del golpe ya través de sus colaborado acordaron que la Falange se sumara al golpe tras la sublevación (29.06,1936) y que para su visibilidad utilizarían los uniformes y sus mandos serían falangistas, etc. Aunque renunció al ideario "revolucionario" criticó por anticipado la "mediocridad burguesa" y el "falso fascismo" del sistema político que pretendían los militares golpistas. Ese texto se conocería publicaría días después en el diario de la CNI el 30.07.1936. 

Del 9 al 18.07.1936 mantuvo correspondencia secreta desde la cárcel gracias a las visitas de su hermana y su cuñada. Entregó al Sr. Sarrión (15.07.1936)un manifiesto de fecha 17.07,1936, día del alzamiento declarando que la Falange se sumaba al Golpe de Estado y apoyaba la sublevación militar. En la cárcel supo del fracaso del levantamiento del General García Aldave en Alicante. Se le incomunicó el 04.08,1936, y se amplía el 16.08,1936 a su hermano Miguel, también encarcelado.El 03.10.1936 tiene una entrevista con un periodista norteamericano en presencia de funcionarios de la prisión. Se publica el 09.10 en el Chicago DailyTribune, el 24.10 en el London News Chronicle. En ella justifica la acción de la falange por la política provocadora de Casares Quiroga y contradice sus escritos y la realidad, diciendo que no cree que la Falange participe activamente en la guerra a la vez que censura Gil Robles. Estos textos se publicarán en El Liberal de Murcia (07.11) que ya antes publicara el 25.10 sus contactos con Hitler que José Antonio no negó. 

Los hechos que más pesaron en su condena, además de la actuación terrorista de los falangistas antes del golpe con su famosa su frase apoyando“la dialéctica de los puños y las pistolas”, fue una invitación a los asesinatos sistemáticos; los falangistas siguieron asesinando a los “demócratas no adeptos al golpe”en la retaguardia donde triunfara el golpe. Mintió diciendo que ignoraba el golpe aun haber intentado que no se diera, pero las pruebas eran irrefutables. Fue condenado a muerte; su hermano a prisión perpetua y su cuñada a penas menores. La única irregularidad administrativa que parece que se produjo fue su fusilamiento antes de que el Gobierno firmara el “enterado”. 

Como Franco, José Antonio no puede seguir enterrado en la basílica de Cuelgamuros. Su construcción se ordenó en el Decreto de 01.04.1940 “con objeto de perpetuar la memoria de los que cayeron en nuestra gloriosa Cruzada”. El Vaticano,para lavar su apoyo al golpe pidió que se inhumaran a algunos de los asesinados por los golpistas, demócratas republicanos exhumados ilegalmente trasladados sin permiso de sus familiares que intentan exhumarlos fuera de tal compañía 

Ni José Antonio ni Franco fueron víctimas de la guerra; fueron sus causantes. José Antonio fue enterrado en el cementerio de Alicante. Franco lo exhumó e inhumó en el Escorial y de nuevo lo exhumó e inhumó en Cuelgamuros el 30.03.1959. En ese acto dijo Franco “nuestra guerra [la organizada por los golpistas] fue una verdadera Cruzada como la calificó entonces nuestro Pontífice reinante” en presencia de sus víctimas inhumados ilegalmente. 

Además de exhumar a José Antonio la mejor solución es, como dijo Sánchez Albornoz, que logró escapar estando preso y obligado a construir el monumento, que puesto que “el monumento se está viniendo abajo porque está mal construido". "El Gobierno ha estado invirtiendo casi millones de euros en mantener el monumento, por lo pronto debe de acabarse estas subvenciones y dejar que la naturaleza, que es sabia, le dé un destino". 

Alfonso J. Vazquez Vaamonde




Alfonso J. Vázquez Vaamonde, Profesor de Investigación del CSIC y abogado, colabora en Eco Republicano desde 2013

El contenido de los artículos de opinión serán responsabilidad exclusiva de su autor/a. Eco Republicano se compromete a eliminar cualquier contenido que pueda ser considerado ilícito.
Se debe reexhumar a José Antonio
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top