Tecnología y Filosofía, por Julen Lizaso


Tecnología y Filosofía, por Julen Lizaso
Julen Lizaso Aldalur

«Cuando tengas un invento revolucionario, antes de mirar a quién beneficia, permanece atento al poder que tiene aquel a quien perjudica».

Bien conocía el periodista y aventurero Alberto Vazquez-Figueroa, el alcance de la condena al ostracismo y al fracaso personal -cuando no era más-, de todos esos emocionados e ingenuos inventores de un nuevo modo de vida y artilugios eficientes, económicos y ecológicos, que de haber sido acogidos con sentido humanista y mayor naturalidad cívica, hoy, en la primera fila de la guerra comercial global (visible), no estarían las tecnologías para la movilidad de personas y mercancías, que en función del sistema motor para rodaje y-o propulsión, las relacionan estratégicamente con el calentamiento climático.

Una empresa que lanza al mercado un vehículo de transporte aéreo para uso individual a precio muy asequible y prestaciones, accesibilidad, disponibilidad confort, ahorro de tiempo y seguridad, infinitamente superiores a las de los  vuelos comerciales, al masificarse su uso ¿con que nuevas repercusiones de contaminación medioambiental, infraestructuras de aparcamiento a mano, vías y control de vuelo, etc, nos encontraríamos?....inabordable desde mi razón.

Salir a la carretera, hoy es un desafío a la vida y desencuentro relacional. No en razón de que el motor sea eléctrico o de gasolina; en razón de la sinrazón inercial, en particular para quien de su coche privado hace hábitat o “ataúd”.

Al minimizar el enfoque sobre la causa del problema, se han maximizado sus consecuencias. Pienso que situar en el centro del debate, coche con motor de explosión si o no y sus alternativas de coche eléctrico, pila de combustible, etc. distorsiona el diagnóstico sobre este añadido de causa de perturbaciones en la atmósfera y cambios climatológicos extremos consecuencia de la radioactividad latente en la chatarra espacial y en fondos marinos. Movilidad excesivamente individualizada y transporte de mercancías, artificialmente exagerado y excesivamente globalizado. ¿Que sentido tienen miles de camiones al día con sus 12 metros de remolque vacío.....contaminando en cientos de kilómetros?

La solución no está en optimizar la tecnología, sino adecuar a la vida moderna una filosofía de coexistencia, consumo y movilidad mas racional, naturalizada y muy en particular mas conciliadora. También con los bienes planetarios que sin ganarlos, heredamos las personas en derecho.... por el solo “mérito” de nacer.

Crear cultura desde la escuela a favor de una economía sostenible, adecuando la producción de bienes a la medida de la necesidad global y educar en cumplir nuestros deberes con el planeta y sus reinos, exige frenar, desandar, decrecer.

Si el gran impedimento es, el afán del Mercado por un crecimiento sostenido, por encima de él está, el predicamento a favor del “a vivir que son dos días”, mantra de inconsciencia que impide conocer......la razón de nuestra Existencia.


El contenido de los artículos de opinión serán responsabilidad exclusiva de su autor/a. Eco Republicano se compromete a eliminar cualquier contenido que pueda ser considerado ilícito. 

Tecnología y Filosofía, por Julen Lizaso
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top