La ética en la política

Maduro y Sánchez
Cuando Se habla de la memoria histórica, se cae en la tentación de iniciar el recuento desde el 14-04-1931 cuando las causas de la guerra civil y de la posterior dictadura se arrastran desde unos cuantos siglos antes de la II república. 

El ejército español durante siglos de coloniaje, actuó, ocupando territorios, exterminando la resistencia y usando métodos terroristas para acabar como la disidencia, mientras le sociedad española celebraba estas prácticas, cuya motivación única era la codicia, avalada por un supremacismo de germen fascista. 

El ejército español fue bastante aplaudido en la guerra colonial contra marruecos, y sus comandantes fueron muy condecorados, a pesar de tener constancia de varios crímenes de guerra, perpetrados contra los pueblos rifeños. 

Cuando estos militares de escasas luces, se convencieron que algunos compatriotas, eran el enemigo a destruir, aplicaron la misma fórmula que durante siglos, les permitió someter pueblos enteros y por largos periodos de tiempo usando el exterminio y el terror como fórmula de éxito en sus guerras coloniales. 

La sociedad española incluyendo la derecha moderada, reconocen que la mayor prosperidad y desarrollo de España se logró a partir de la transición y coincidiendo con la ausencia de colonias. 

Cuando al sr Aznar apoyo la guerra contra Irak, la sociedad española repudio esta política pues era muy notorio que se trataba de una nueva guerra colonial en la cual el estado español aspiraba de los despojos de esa guerra iraquí, no la parte del león que era la de Estados Unidos, ni la de las hienas que era la del Reino Unido se conformaba con la parte de los buitres después de besar muchos culos. 

Sin embargo en la guerra colonial que tiene EEUU contra Venezuela, con la campaña mediática, constante, muy estudiada, han conseguido que la opinión pública española, este totalmente prejuiciada, tanto que la opinión de la ultraderecha, hace que los socialistas, se dejen llevar por la presión de Estados Unidos y apoyan una guerra colonial contra un país al que España debería estar agradecida, ya que durante la dictadura franquista acepto emigración española de cerca de un millón de compatriotas, algunos exiliados políticos pero la mayoría emigrantes económicos y en este país, jamás se discrimino y se les permitió tener una vida con igualdad con los venezolanos. 

El hecho de que el Sr Sánchez haya reconocido como presidente al Diputado Juan Guaidó, y que haya sido impulsor de las sanciones en la Unión Europea que afectan a todo el pueblo venezolano, nos deja clara 2 cosas. 

La primera su vasallaje con EEUU y la segunda la debilidad de su servicio de inteligencia, pues apoyan para vergüenza de España a un Sr. con notoria discapacidad intelectual del cual se aprovechó el departamento de estado, amigos y familiares para enriquecerse con el dinero entregado por la USAID y otros entes del gobierno norteamericano para derrocar el gobierno venezolano. 

A un año de la “presidencia” de Guaidó los resultados para la oposición venezolana, no podían ser peores. Pedro Sánchez se colocó en una muy incómoda y vulnerable posición pues efectivamente tiene que tratar con el presidente Nicolás Maduro que mantienen su embajada en Madrid y el Sr embajador Español debe tratar diplomáticamente con el Gobierno legítimo de Maduro y la única manera de salir de esta posición vulnerable es reconocer el error como lo hizo Alemania y aceptar al gobierno de Maduro como de hecho lo esta haciendo. 

Las sanciones que afectan a todo el pueblo venezolano me hacen pensar en un episodio de la guerra civil española cuando el general Yagüe disparaba su artillería sobre un pueblo extremeño y uno de sus comandantes le advirtió que en ese poblado había muchos partidarios de la causa nacionalista, el laureado general le respondió “que dios los separe en el cielo” . 

Por eso la política debe hacerse con ética, ya que el gobierno de Estados Unidos puede decidir que el Sr Abascal es el que mejor representa sus intereses y éste en la plaza del sol se proclama presidente, obteniendo el reconocimiento de EEUU y si el pueblo español no lo acepta pueden sufrir todo lo que está sufriendo el pueblo venezolano.. España debe por lo menos ser neutral en una guerra que lejos de beneficiarla de alguna manera puede afectar sus intereses a mediano plazo. 

Dr Luis López 
Cirujano Cardiovascular


El contenido de los artículos de opinión serán responsabilidad exclusiva de su autor/a y no tienen necesariamente que coincidir con la línea editorial. Eco Republicano se compromete a eliminar cualquier contenido que pueda ser considerado ilícito.
La ética en la política
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top