Hasta aquí hemos llegado

 Hasta aquí hemos llegado


No Mariano no. Lo dijiste alto y claro durante el "debate" con Pedro Sánchez : "Hasta aquí hemos llegado" pero te sobraba y te sobra el plural, la realidad es que hasta aquí has llegado tú y la camarilla de corruptos de ese partido político que presides, la mayoría de los españoles seguimos en el camino hacia una forma de Estado justa. La contundencia con la que el líder del PSOE te calificó como un "político indecente" y tu absoluta falta de argumentos para rebatir tal acusación han abierto la veda de tu cacería por propios y extraños. 





Llegaste al poder mintiendo tal y como ha quedado de manifiesto durante toda la legislatura y te vas a ir mintiendo tal y como se pudo comprobar durante el transcurso de ese debate tan injusto desde el punto de vista democrático, impuesto por ti desde el miedo a la verdad. 

Dices que no estás en la política por dinero, sin embargo cobraste al menos entre 1981 y 1985, como cargo público y también como registrador. Al conseguir tu primer escaño, en octubre de 1981, tenías dos opciones legales: pedir la excedencia como registrador, con lo que tu plaza saldría a concurso, o acogerte a la norma que te permitía recibir una parte de los honorarios registrales al tiempo que percibías retribuciones como diputado. Y elegiste la segunda opción, cobrar de los dos sitios acogiéndote a la Ley Hipotecaria y el Reglamento Hipotecario, que en su artículo 541 autorizaba a los registradores que entraban en política a repartirse con su sustituto los beneficios que reportase la plaza registral, pero lo hiciste vulnerando el artículo 10 de la Ley 53/1984 que exige claramente que deberías haber pasado a la situación de excedencia voluntaria, sin embargo no pediste la obligada excedencia como registrador de la propiedad a lo largo de estos 30 años, según los Anuarios editados por el BOE para el Ministerio de Justicia; Además tu sustituto fue directamente nombrado por ti. Un sustituto, Francisco Riquelme, que lleva 23 años ejerciendo como tal. Un sustituto que creó una empresa de inversión inmobiliaria un día antes de que le recomendaras oficialmente para el puesto, una empresa que desde su creación ha multiplicado por 20 su capital social, pasando de 90.000 euros a 1,8 millones. 

Lo cierto es que Mariano Rajoy vulneró la Ley para ganar los concursos de los Registros de la Propiedad de Padrón, Berga, Elche 3 y Santa Pola. También vulneró el artículo 548 del Reglamento que desarrolla la Ley Hipotecaria y que establece que los Registradores “residirán en la capital del Registro y sólo podrán ausentarse de ella en los días no feriados y durante las horas de oficina, cuando hubieren obtenido licencia de la Dirección, prórroga del Ministro de Justicia o nombramiento para desempeñar alguna comisión o agregación de las autorizadas por la Ley o por este Reglamento. (…) Las ausencias por justa causa no excederán de ocho días y durante el año no se podrán utilizar más de cuatro”. Es imposible, por tanto, que Rajoy hubiera podido ejercer como presidente de la Diputación de Pontevedra o vicepresidente de la Xunta gallega y al mismo tiempo estar al frente del Registro de la Propiedad de Elche, por citar un caso. 

Según publica Infolibre, el Gobierno de José María Aznar dio instrucciones en 2001 a la Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia para esconder en un “archivo de seguridad” el expediente de Mariano Rajoy como registrador de la propiedad, donde figura todo su historial de funcionario público. En los 32 años transcurridos desde que logró su primer cargo político hasta la actualidad, el presidente del Gobierno sólo trabajó como registrador 25 meses de la década de los ochenta, pero siempre ha mantenido la titularidad. Si Rajoy no tiene nada que ocultar cabe preguntarse cual es la razón que justifica que su expediente como registrador esté oculto y custodiado en un archivo secreto. 

De nada ha servido que IU, a través de Gaspar Llamazares registrase una batería de preguntas en las que inquiría expresamente por qué el Gobierno ordenó en 2001 trasladar el expediente a un archivo de seguridad. El Gobierno elude la cuestión y se limita a exonerar a Rajoy, que -alega- "ha sido siempre ajeno" al lugar exacto dónde se encuentra el expediente y a la posibilidad de que su contenido pueda o no divulgarse. Tampoco el Gobierno, ni Rajoy, ha tenido a bien aclarar por qué el presidente nunca ha solicitado excedencia en sentido estricto, lo que habría forzado la salida a concurso de su actual plaza, Santa Pola, pese a que en los últimos 32 años solo ha ejercido dos años como registrador. 

Mucha ley de transparencia y muchas leyes contra la corrupción pero resulta que aquí, en España, tanto las actividades profesionales del presidente del Gobierno como los rendimientos obtenidos de ellas están custodiados en un archivo secreto al que ni las fuerzas políticas ni la ciudadanía tiene acceso. 

Un archivo secreto creado en el años 2001, hace ya 14 años, mientras que Rajoy ocupaba un sillón en el parlamento, se presentaba a elecciones y hasta consiguió ser elegido presidente del Gobierno de España. De conocerse el contenido de ese archivo secreto ¿habría podido Rajoy ir en una lista electoral y más aún ser nombrado presidente del país? También cabe preguntarse por las razones que Aznar tuvo para ocultar a cal y canto el expediente de Rajoy al mismo tiempo que en su cabeza estaba firme la idea de nombrarlo su sucesor al frente del Partido Popular. 

Aunque pueda parecer mentira Rajoy es actualmente el candidato por el Partido Popular a la presidencia del Gobierno, y lo es pese a que parte de su pasado está en situación de "Top Secret" y lo seguirá estando hasta que algún periodista lo desvele o algún "Barcenas" despechado lo cuente. 

Ojalá las palabras de Rajoy sean verdad en esta ocasión y se cumpla eso de que hasta aquí ha llegado, se marche de la política y tome posesión de su plaza como registrador de la propiedad, al menos mientras se lo permitan los juzgados que investigan los casos de corrupción de su partido y sus dirigentes. 

Benito Sacaluga

Fuentes de los datos: Dossier Rajoy y larepublica.es




 Hasta aquí hemos llegado
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook
Top