Eduardo Calvo García: Falacias sobre anticlericalismo

Falacias sobre anticlericalismo
FALACIAS SOBRE ANTICLERICALISMO

Eduardo Calvo García

El mero hecho de que la clerecía católica española encabezada por sus jerarcas (españoles y vaticanos) y toda la carcunda político-mediática que le dan cobertura quieran imbuir en su grey el que los laicos españoles estamos persiguiendo a su religión es una falacia tan sólo comparable, en términos de maldad, con el mastodóntico embrollo de supersticiones con las que ellos y sus antepasados han venido pervirtiendo durante más de dos mil años el pensamiento de de gran parte de la humanidad.

Los españoles laicos no perseguimos ni perseguiremos jamás a ninguna religión. Descartamos la vana pretensión de afrontar el problema religioso por ser el más grave y complejo que sufre la humanidad. Nuestro propósito no es discutir los orígenes de la religión, ni el concepto teosófico de la fe, ni los conflictos pueriles que puedan surgir entre la ciencia y la religión; entendemos que estos problemas sólo interesan a creyentes y herejes y no al resto de una ciudadanía hundida en un mar de problemas de los cuales la Iglesia católica, sin que la ciudadanía lo perciba, es máxima responsable.

El anticlericalismo español (y mundial) es un movimiento histórico contrario al clericalismo, es decir, al abuso que las instituciones católicas españolas y vaticanas han venido ejerciendo sistemáticamente sobre los asuntos políticos, económicos y sociales de la nación española.

Los anticlericales españoles no pretendemos (aunque podríamos) hacer escarnio con la historia de los conflictos que hayan podido existir entre la Iglesia católica y el Estado español. Lo que exigimos los anticlericales españoles es el fin de los abusos que ejerce la Iglesia católica española y vaticana en tanto que partido político extraparlamentario sobre el Estado español.

El actual Estado monárquico español está obligado a claudicar con todas las exigencias que la Iglesia católica española y vaticana le plantee, debido, principalmente, al Concordato que firmó con el Estado de la Ciudad del Vaticano en 1979. Convenio que no puede ser resuelto unilateralmente porque las propias leyes españolas no lo permiten.

Los laicos españoles mantenemos la firme esperanza de ver proclamada en España una República neutral con todas las confesiones religiosas que, a buen seguro, no admitirá conflictos de competencia Iglesia-Estado.

Eduardo Calvo García. Artículo publicado el 9 de octubre de 2011
Eduardo Calvo García: Falacias sobre anticlericalismo
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top