ABRIL

Abril no es un mes cualquiera, no solo porque la primavera despega, los naranjos te inundan de aromático azahar, los rosales brotados y con verdes hojas marcan capullos que reventarán en hermosas rosas de todos los colores, las abejas pululan por todo el campo para alimentar a su fértil “reina”, y por contra los alérgicos sufren inconvenientes no deseados y también se suele dar algún susto climatológico que no esperamos y creíamos ya superado el invierno.

Pero abril no por ello deja de ser el mes grande en la Historia (con mayúscula) de los pueblos de España y de sus gentes. Es el mes histórico y glorioso por excelencia para los que llevamos la democracia y los anhelos de justicia no solo en la mente, sino también en el corazón, circulando por nuestras venas de sangre roja. Sí, roja. Ya no habrá injusta sangre azul.

Abril, el mes que un pueblo mediante unas elecciones municipales le dio la patada más sonora de la historia a la monarquía en las “reales” posaderas del inútil y putero Alfonso XIII.

¡Cuántas esperanzas e ilusiones se abrieron con la huida azarosa del desprestigiado monarca y su familia!

Abril, 14 de abril, la Bandera Tricolor a partir de la ciudad de Eibar va inundando todos los balcones de nuestros Ayuntamientos, las gentes salen a las plazas, se forman corros, se abrazan, cantan, comparten la alegría de la libertad conquistada... Porque la libertad solo es libertad cuando se conquista.

Los curas y sus jerarquías ponen cara de pocos amigos porque saben que se les va a poner coto a sus desmanes y poderes ilegítimos de siglos, los generales se afeitan los bigotes y temen por sus desmesurados privilegios acumulados como recompensa a sus inutilidades y perezas, los señoritos se recluyen en sus casinos esperando como reorganizarse, las monjas se cierran a cal y canto..., éstos y éstas no pueden compartir la alegría de un pueblo tantos años oprimido.

Los más entusiastas son los obreros con sus sindicatos y sociedades humanitarias que ven como las cárceles que se vacían de tantos luchadores injustamente recluidos; los exiliados retornan; los maestros, que alegría para ellos, podrán impartir con libertad las enseñanzas que harán a este pueblo más libre, próspero, progresista, justo...; las mujeres que por fin serán ciudadanas e iguales a los hombres; los escritores, científicos y los sabios que se pondrán al servicio de su pueblo...

¡Abril, 1931, que mes tan grande y tan hermoso!

Por fin ha libertad, hay un camino y una esperanza para hacerla más grande. Libertad para todos, incluso para los que a escondidas ya están conspirando contra ella.

El 14 de abril de 1931, la libertad, la fraternidad, la legalidad, herencia de la gloriosa Revolución Francesa, aunque con unos siglos de retraso, por fin también ha llegado a los diferentes pueblos de la vieja España.

¡Salud amigos, República compañeros!



ABRIL
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top