Sabios, adivinos y otras especies emergentes

Desde que Podemos dio el campanazo en las elecciones europeas de mayo los señores de la prensa escrita, hablada y televisiva, junto con la repetida y agobiante nómina tertuliana no paran de dar leña a Pablo Iglesias y sus colegas. Leña.... y estopa, una mezcla peligrosa teniendo en cuenta que la situación está que echa chispas. Ante el incontestable triunfo de la formación y la ausencia de pasado político de la misma a los sabelotodo de las tertulias y los directores de prensa, radio y televisión y los peperos pata negra empeñados en desprestigiar a Podemos no les queda más remedio que acudir a la manipulación de la historia y a la adivinación del futuro. La manipulación de nuestra historia ya la venimos sufriendo desde hace demasiado tiempo y realmente poco nos afecta y sobre la adivinación del futuro hace ya mucho tiempo que los españoles sabemos que es cosa exclusiva de Aramis Fuster previa aportación del número de la Visa. A esta obsesión por denostar a Pablo y a Juan Carlos (Monedero, no penséis mal) y la magnifica legión de investigadores huelebragas que previo encargo se dedican a husmear en la vida y costumbres de los líderes de Podemos, se debe en gran medida la disminución del número de parados. Ya veis, Podemos aún no gobierna y ya está creando empleo.

La última noticia, digna de un premio Pulitzer, nos viene de la mano de El Semanal Digital, una publicación basada en el copia-pega dirigida por Antonio Martin Beaumont, gran analista que comenzó su carrera a la sombra de Manuel Fraga, con el cargo de presidente de Nuevas Generaciones de Alianza Popular desde 1979 hasta 1984. Fue vocal del Comité Ejecutivo Nacional de AP, secretario general del partido en Castilla y León y diputado autonómico y portavoz del Grupo Popular en las Cortes de Castilla y León entre 1983 y 1987. Todo un personaje para dar lecciones de democracia. Como decía, la última noticia, el último intento de perjudicar a Pablo Iglesias se centra en lanzar desde El Semanal Digital y a los cuatro vientos que Pablo cobraba por trabajar y que además el muy canalla se quedaba con el dinero en lugar de donarselo a Cáritas o a Faes, por poner dos ejemplos. Excelente noticia y no menos excelente periodismo de investigación que deja a la altura del betún a los consagrados Bernstein y Woodward, responsables de la salida a luz del Watergate. Parece ser que el Sr.Martin Beaumont está plenamente de acuerdo con Rosell : trabajar está bien, pero cobrar por trabajar es un escándalo digno de publicación.

Otros fantasmas del pasado ya van caducando gracias a la pesadez de su reiteración, Venezuela, Cuba, Irán, ETA, Goebbels.....ya no valen, han sido flechas envenenadas lanzadas contra Podemos pero que han acabado en esa parte de la diana que no otorga puntos al lanzador, algunas además de en el borde de la diana han acabado en el mostrador de un juzgado. Ahora toca hablar del futuro y aquí además de los medios y los tertulianos sabelotodo y el Partido Popular entra en escena el PSOE, para entre todos predecir una nueva versión del Apocalipsis, que para algo es un libro de revelaciones y profecías, olvidando que el Jinete del Caballo Negro, el que representa la hambruna y la pobreza es sin lugar a dudas Mariano Rajoy. 

Toda la derecha con el inestimable apoyo del PSOE se centra ahora en criticar vehementemente a Podemos por lo que va a hacer, sin esperar siquiera a que la formación exponga formalmente sus lineas programáticas. Sus detractores, atemorizados hasta las cachas, ya auguran la destrucción de España olvidándose de que es mucho más importante evitar la destrucción ya en marcha de los españoles, y cuando digo españoles me refiero a los trabajadores, pensionistas, estudiantes...., a los trabajadores que lo son, a los que lo podrían ser, a los que lo han sido y a los que se preparan para serlo, todos sumidos en una situación insostenible e inaceptable.....a la inmensa mayoría de los habitantes de este país harto del miedo y de los caciques. Desde la derecha se vuelven a pegar carteles incitando al levantamiento contra las hordas comunistas y desde la Iglesia Católica se arenga a sus fieles a la lucha contra el Mal que Podemos representa para ellos. Una nueva cruzada. 

El PSOE con su accidentalismo de siempre. Atacando a Podemos, infravalorandolo y acudiendo a sus más de cien años de historia para mirar a Iglesias por encima del hombro, mientras que sus barones, viejos y a nombrar, tiemblan ante la posibilidad de una nueva pérdida masiva de votantes en las próximas elecciones. Aferrados a su querida monarquía. Ninguneando a sus bases, no solo a las anónimas, también a las integradas en Juventudes Socialistas, contrarias al liberalismo de su nuevo secretario general. ¿Quo Vadis PSOE?. Ni ellos lo saben, nadie les apea del burro, siguen con la cantinela de que son un partido de gobierno, defienden a ultranza un bipartidismo al que no están dispuestos a renunciar. Olvidan o quieren olvidar que el Bienio Negro sufrido por España bajo el gobierno de la CEDA de Gil Robles fue vencido gracias a una coalición de republicanos y fuerzas de izquierdas, una coalición que entonces y al igual que hoy la derecha tildaba de revolucionaria. Una unidad de las izquierdas que quedó plasmada en el Frente Popular, una coalición izquierdista formada para ganar las elecciones de 1936 y propuesta por el Partido Comunista. De nada le valió a Gil Robles coligarse para formar su particular frente, el Frente Nacional, las elecciones las ganó el Frente Popular. Cinco meses más tarde una jauría de militares comenzaron una guerra que duraría tres años y cuyas consecuencias fueron 40 años de represión, atraso y aislamiento. Un golpe de estado, un levantamiento militar que hoy en día es imposible que se repita.

Hoy, ahora, ya llevamos cumplido casi un Trienio Negro, la derecha nos está quitando todo lo conseguido desde 1978, tal y como hizo la CEDA en 1933 y hasta febrero de 1936. La izquierda española tiene la obligación de ponerse de acuerdo, llevando a cabo un gran ejercicio de generosidad que permita diseñar un objetivo común apartado de intereses partidistas, un objetivo común que no puede ser otro que acceder democraticamente al poder y desde él, y también democraticamente, tejer los mimbres que hagan posible que España vuelva a ser republicana. Ahora es el momento.

Desde numerosas organizaciones, unas con solera, otras de nuevo cuño ya se prepara el terreno para la necesaria convergencia de las izquierdas. Un buen amigo me envía información sobre una gran asamblea organizada por “Ganemos Región de Murcia” a la que acudirán representantes de fuerzas políticas y sociales de la Izquierda para poner las bases de una candidatura unitaria, tendrá lugar en Murcia el próximo 27 de septiembre.

Benito Sacaluga



Sabios, adivinos y otras especies emergentes
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top