Orden Público

Para los herederos ideológicos de la dictadura el Orden Público es sinónimo de “palo y tente tieso”. De esa concepción nace la modificación del Código Penal con el que se atropellarán nuestros derechos fundamentales ¿dentro de la ley española? con lo cual ya podemos empezar a estudiar derecho internacional europeo para conseguir obtener en Estrasburgo la justicia que se nos negará en España. Claro que para eso habrá que ser rico.

El Orden Público no es otra cosa que la protección de los derechos fundamentales. Esos derechos fundamentales que paradójicamente serán atropellados ¿con la ley en la mano? con la nueva Ley Penal que ha engendrado este Gobierno empeñado en “ordenar el ejercicio de nuestras libertades”

Pasemos una revisión a los derechos fundamentales contenidos el en art. 33 de la CE78: 1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia. 2. La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes. 3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes. Una tomadura de pelo.

El Gobierno lo que ha hecho ha sido entregar la propiedad privada de todos los españoles a los bancos que habían estafado a esos mismos españoles y, además, se ha negado - ¿a qué espera el Fiscal General del Estado? - a presentar una querella contra la institución de Bankia y de tantas otras “protegidas por el Estado” con disculpas cómplices:

1.- que de ese modo se protegen los depósitos de los ciudadanos. 

2.- que si los estafados por las preferentes y las conversiones en acciones logran recuperar su dinero - ¿no se trata de proteger los depósitos de los ciudadanos? - se pondría en peligro el futuro del banco.

Son muchos los ciudadanos estafados en cantidades pequeñas ignorantes de la forma en cómo pueden conseguir que les devuelvan el dinero; cuyas pequeñas cantidades les hacen temer el coste de una demanda con abogado y procurador. A ellos que pagan el IVA, que pagan el IRPF que no estafan al Estado con dobles salarios ni con asesorías verbales, con defraudaciones fiscales, con evasiones de dinero al extranjero, con negocios sucios, negros y malolientes el Estado los estafa, los abandona tirados a las patas de los caballos de los “caballeros de industria” esos liberales que consideran que si engañan a alguien la culpa es del que se deja engañar.

¿Para qué sirve el Fiscal General del Estado? ¿Está al Servicio de un Gobierno cuyas leyes y amnistías de los ciudadanos propietarios del capital corrupto o está al servicio del Estado constituido por los ciudadanos trabajadores y decentes? La duda es sencilla de resolver: fíjese Vd. en quien sale protegido con sus actuaciones de oficio: si sale protegido el ciudadano trabajador y decente que ve cómo se presenta una querella de oficio contra la estafa está a su servicio; si sale protegido el ciudadano propietario del capital corrupto está al servicio del Gobierno que lo protege. 

Preferentistas, parados, jubilados, trabajadores por días, trabajadores en negro, trabajadores sin derechos, inmigrantes legales e ilegales, ciudadanos del mundo a los que ni siquiera les dejan ser inmigrantes ilegales: ¿a quién cuerno pensáis votar? Y no me digáis que no pensáis votar porque estáis desencantados: así es como ganan los que os / nos atropellan y explotan. 

¡Levántate y vota! Vota por un gobierno que defienda el Orden Público pero no a palos sino con leyes para encarcelar a ladrones. Hay pocas opciones pero, ¡por favor!, elige bien.

Alfonso J. Vázquez


Orden Público
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top