Respetar al homenajeado

Recuerdo una anécdota, pero no recuerdo del detalle de los autores de la misma. El caso fue el de un lord inglés, personaje muy importante en la sociedad británica y muy rico que quiso ofrecer un homenaje a un músico famoso. Lo invitó a su casa para una cena en homenaje suyo.

El homenajeado agradeció la invitación y el homenaje pero lo declinó excusándose: “Yo sé que Vds. se visten de etiqueta para cenar y yo odio la etiqueta. A mí me gusta comer y  cenar vestido con una ropa normal”.

El lord, consciente de que quien era importante en el homenaje no era él sino que era el homenajeado se plegó a las normas que él ponía. “No se preocupe, le dijo, avisaré a todos mis invitados a su homenaje para que vengan con ropa informal”.

Hoy hemos tenido la oportunidad de ver lo que pasó con el escritor Goytisolo. Se le quería homenajear pero él avisó que el iría vestido con ropa normal. Lo que le hubiera correspondido al homenaje ante hubiera sido haberse portado con la delicadeza y el respeto que el lord inglés de la anécdota tuvo con el músico al que quería homenajear: haber avisado a todo el mundo que fueran con ropa normal porque la persona a la que se quería homenajear era el que tenía derecho a establecer las normas.


Como dijo el Presidente de Italia que tuvo oportunidad de tratar con el Presidente Aznar: “manca fineza”. Parece que al Jefe del Estado cuando heredó el reino que se inventó el genocida y aceptó continuar la dictadura militar que su padre había disfrazado de monárquica heredó la falda de delicadeza que es propia de toda dictadura. ¡Esa es la marca España!

Alfonso J. Vázquez

Respetar al homenajeado
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top