Atado y bien atado, por Ángel Pasero

Franco ha muerto
Ángel Pasero Barrajón | UCR

El 20 de noviembre de 1975, fallecía en la cama de un hospital madrileño, el mayor genocida de la historia reciente española. Él moría y sus seguidores franquistas se hacían demócratas de toda la vida y su obra, su atado y bien atado, tomaba forma en la proclamación como rey de su protegido Juan Carlos I, restaurando así la dinastía borbónica, que en 1931 fue declarada fuera de la ley por las Cortes de la II República, régimen legítimo que se había dado el pueblo español y que el fascista africanista, bendecido por la Iglesia Católica, la Alemania nazi y la Italia fascista, por la fuerza de las armas, sometió al pueblo español a la más feroz y sanguinaria de las dictaduras, imponiendo el terror, los fusilamientos en masa, las torturas, los asesinatos, la cárcel, el hambre, la miseria, mientras él caminaba bajo palio aplaudido por obispos y cardenales.







Al cabo de estos 43 años de la muerte del dictador, no faltan nostálgicos con el grado de general del ejército que no cesan un su apología hacia Franco, ocultando la barbarie que fueron sus cuarenta años de dictadura de la que aun hay más 100 mil asesinados que están enterrado en fosas comunes, cunetas y en los más insólitos parajes.

En los últimos meses, cerca de un millar de, generales, almirantes, jefes, oficiales, firmaron un manifiesto en Memoria del general Franco , Franco el militar, no el político, como si los miles de asesinados bajo la bota de la dictadura franquista durante cuarenta años, no hubieran existido. Manifestaciones de éste tipo, ruido de sables con sordina, siempre están presentes en los cuarteles, la Fundación Nacional Francisco Franco, tiene como único cometido el exaltar la figura del dictador una institución parafascista, subvencionada muy generosamente con fondos públicos por los diferentes gobiernos del PSOE y del PP, unos partidos, el PP cobijo de franquistas de nuevo cuño, demócratas de toda la vida que no quieren saber nada de Memoria Histórica y otro el PSOE, que sus dirigentes republicano en sus raíces, son monárquicos de toda la vida y hacen oídos sordos a esas llamadas en favor del dictador.

En el fondo en la defensa del dictador, subyace la defensa a la monarquía, estos nostálgicos ven que el republicanismo avanza y la monarquía es cada vez más cuestionada, y no es la izquierda comunista separatista quien trata de poner contra las cuerdas la institución medieval que es la monarquía, sino la ciudadanía de un país en bancarrota, consumido por la corrupción, que salpica a la familia del rey, consumido por el desprestigio de las instituciones. Un pueblo que sufre el paro, la precariedad laboral, el recorte en sanidad, enseñanza, dependencia, una ley mordaza que vulnera el derecho a expresarse libremente. Por todo esto y más son por lo que la ciudadanía quiere la República, que no es un cambio cosmético de quitar un rey y poner un presidente. Es un cambio radical de régimen, de vida de ser ciudadanas y ciudadanos libres en una democracia plena y esto está muy lejos del adoctrinamiento comunista o separatista como quieren ver los que añoran al genocida general Franco.

Mientras los militares que hacen apología a la dictadura y al dictador, no son sancionados, llamados al orden ni siquiera amonestados, a militares demócratas que firmaron un manifiesto en contra del genocida y a favor de la democracia y las libertades, están siendo perseguidos por la justicia a la espera de ser sancionados por defender los valores democráticos y otros, como el teniente Luís Gonzalo Segura, apartados del ejército por denunciar valientemente la corrupción y los abusos que se dan en su seno.

No nos preocupa tanto que se va a hacer al fin con el despojos del dictador, y sí nos preocupa la continuidad de su obra encarnada en la monarquía. Pero si decimos que es la hora de hacer cumplir lo acordado en la corta Ley de Memoria Histórica y terminar con toda la simbología franquista. Es hora ya que un gobierno con agallas, limpie de una vez por todas el suelo patrio de la lacra del franquismo, eso conlleva también la ilegalización de fundaciones y grupúsculos que en muchos casos, como señalamos más arriba, reciben desde hace años cuantiosas subvenciones pública para seguir 43 años después homenajeando al mayor asesino de la historia española. Los crímenes de lesa humanidad, nunca prescriben y es hora ya, decimos, anular la Ley d Amnistía de 1977 y juzgar todos los crímenes de aquellos años y esto no es ni comunismo ni separatismo, no somos la anti España, somos de la España democrática, libre y republicana, que dé carpetazo al franquismo. Esperemos que esto sea así y pronto proclamemos la República, donde mujeres y hombres seamos ciudadanas y ciudadanos libres. Ese es nuestro reto.

Ángel Pasero. Militante del PCE. Secretario Federal de Unidad Cívica por la República (UCR). Secretario de Asociación Civil, Milicia y República (ACMYR), Director de 'La Hora de la República' en Radio Vallekas y colabora en Eco Republicano desde el año 2015

El contenido de los artículos de opinión serán responsabilidad exclusiva de su autor/a. Eco Republicano se compromete a eliminar cualquier contenido que pueda ser considerado ilícito.

Atado y bien atado, por Ángel Pasero
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top