El senador Peñarrubia y las fosas del franquismo

fusilamiento franquista
José Joaquín Peñarrubia Agius, senador por el Partido Popular, se ha opuesto firmemente a que se incluya en los presupuestos generales para 2016 cantidad alguna destinada a dotar a la Ley de Memoria Histórica de los imprescindibles fondos que posibiliten su desarrollo. El argumento esgrimido por este representante del pueblo español ha sido el siguiente: “...en estos momentos no existe demanda que justifique una dotación presupuestaria específica para la búsqueda de fosas comunes en toda España". Es más, ha justificado que en los dos últimos años esta partida económica fue eliminada“porque no hubo demanda, el trabajo de campo ya había terminado y había recursos suficientes”....." (…) y ya no hay más fosas que descubrir, salvo que se empeñen en buscar a Federico García Loca en los cuatro puntos cardinales de España”.






Este senador, nacido en 1950 lleva en las filas del Partido Popular desde que tenia uso de razón, ya con 29 años, en 1979, era el presidente de Alianza Popular en Lorca (Murcia), desde 1987 y hasta hoy ha vivido del erario público, hasta 1991 del Ayuntamiento de Lorca y desde entonces del Congreso y del Senado, en total casi 30 años recibiendo una nómina que pagamos todos los españoles incluidos también los millones de familiares de las victimas de la Guerra Civil y del franquismo. Su inhumana postura no habrá extrañado en absoluto a la directiva de su partido, es más habrá sido alegremente compartida por todos y cada uno de sus miembros, no en vano Mariano Rajoy estando aún en la oposición anunció que si llegaba al poder derogaría la Ley, una vez en el Gobierno no derogó la Ley pero si recortó al máximo su dotación presupuestaria hasta que en el año 2013 fue igual a cero y así seguimos. No solo se ha impedido la ejecución de la Ley, sino que además las victimas hemos tenido que soportar toda clase de insultos y vejaciones de máximos dirigentes del PP, léase Rafael Hernando o Pablo Casado entre otros muchos, ahora también del senador Peñarrubia que de paso se permite comentarios groseros sobre la irrepetible figura de García Lorca.

El senador Peñarrubia seguro que no ignora que actualmente aún existen sin identificar al menos 150.000 victimas del franquismo regadas por las cunetas y los campos españoles, lo sabe o debería saberlo pero no le importa lo más mínimo y se niega a que de los presupuestos salga ni un solo euro para la dotación económica de una Ley que está plenamente vigente. Por otro lado una organización como el Partido Popular, que últimamente tanto presume de cumplir y hacer cumplir las leyes, impide de forma voluntaria y gracias al poder que ostenta que leyes como la denominada de la Memoria Histórica pueda tener el efecto que animó su aprobación por el Congreso de los Diputados en el año 2007, hace ya casi ocho años. Una Ley cuyo objeto no se reduce a la localización y exhumación de cadáveres tal como el para mí despreciable senador Peñarrubia parece entender, un objeto que viene perfectamente definido en el Artículo 1 y que reproduzco a continuación para vergüenza del mal hallado senador:

1. La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.

2. Mediante la presente Ley, como política pública, se pretende el fomento de los valores y principios democráticos, facilitando el conocimiento de los hechos y circunstancias acaecidos durante la Guerra Civil y la Dictadura, y asegurando la preservación de los documentos relacionados con ese período histórico y depositados en archivos públicos.

Parece evidente que el senador Peñarrubia y el partido politico a quien representa están en contra de "suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales" y "el fomento de los valores y principios democráticos" tal y como figura el el Objeto de la Ley. Ni cohesión, ni solidaridad, ni valores, ni libertades,....ni respeto para con las victimas es la propuesta del Partido Popular cuando deja a la Ley 52/2007 sin presupuesto económico y lo lleva haciendo desde 2012 gracias a su mayoría absoluta y su particular concepto del franquismo y de la democracia.

Una Ley que en su Disposición Final primera establece que: "Se habilita al Gobierno y a sus miembros, en el ámbito de sus respectivas competencias, para dictar cuantas disposiciones sean necesarias para el desarrollo y aplicación de lo establecido en esta Ley". Pues bien el Gobierno lejos de establecer lo necesario para que la Ley se desarrolle y se cumpla lo que hace es todo lo posible para impedir que así sea. Increíble pero cierto. Eso sí, la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) ha recibido fondos del Estado para la custodia de la memoria del dictador a pesar de que mantiene y expresa con franquista entusiasmo: 

"La ley de Memoria Histórica es, inconstitucional, totalitaria y contraria a lo expuesto en el preámbulo de la misma, cuando proclama su voluntad de garantizar la convivencia democrática dentro de la constitución y de las leyes. Está siendo la herramienta para falsificar y deslegitimar un proceso histórico fecundo en la historia de España de casi 40 años. El falseamiento del pasado esta envenenando el presente y ensombreciendo el porvenir, fundando políticas erróneas como las que han llevado al país a la presente crisis múltiple, y amenazando la convivencia en paz de los españoles"

"Por todo ello, y sin entrar en más disquisiciones, la ASOCIACION TIEMPO DE IDEAS SIGLO XXI, comienza una campaña apoyada por la sociedad civil para solicitar su derogación."

Con la actuación del PP es imposible evitar suponer su coincidencia, en este caso al menos, con los intereses de la FNFF. Mariano Rajoy y los suyos han posibilitado que la FNFF cumpla su objetivo de aparcar la Ley de Memoria Histórica, los franquistas le deben estar muy agradecidos.

Benito Sacaluga

El senador Peñarrubia y las fosas del franquismo
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top