Una tradición

Corrupción
Alfonso J. Vázquez | Unión Republicana 

Las costumbres nacen de la habitual repetición de comportamientos que, iniciados por una persona o dos, todo empieza siempre con la actuación deuna persona o dos, los demás empiezan admitirlos hasta que laimitación se generaliza tanto que se convierte en costumbre. 

El paso de la costumbre a la tradición es también difuso. Del mismo modo que las costumbres no las practican todos, pero no por ello dejan de ser una costumbre, tampoco está claro cuánto tiempo tiene que practicarse la costumbre hasta que se convierte en tradición, lo que le otorga un marchamo de expresión de la voluntad popular ¿democrática? 

El nepotismo es una tradición, sobre todo en los países corruptos. En España a la sombra de un ministro, un Presidente de Autonomía o un alcalde surgen en la estructura administrativa muchas personas de idéntico apellido cuya vocación era desconocida. Son fáciles de identificar si el apellido es sonoro y poco habitual; se nota menos si el apellido es más común. Siempre pensé que si hubiera estudiado historia moderna, sociología o periodismo hubiera hecho mi tesis sobre el fondos árbol del franquismo ería un viendo los injertos de sus frondosas ramas en la administración, la industria los negocios”y su acceso, vía empresas estatales y paraestatales, a las familias de la alta burguesía, incluida la nobleza heredera de las heroicas gestas medievales o de otras menos heroicas y modernas; las familias “de toda la vida” de acuerdo con el precepto “al patrimonio por el matrimonio. 

También el juancarlismo ofrece ya una hermosa cosecha de tesis doctorales, que el felipismo ha heredado, a título lucrativo o no, porque iba en el cargo, sin que se sepa todavía que, esquejes aparte, haya generado ningún árbol de nuevo cuño.Nadie puede sorprenderse, ha ocurrido desde siempre por costumbre o tradición y seguirá pasando hasta que sea verdad que la selección se haga “por su mérito y capacidad”, pero si indignarse. Ahí reside la “esencia de la xenofobia” racista. Puede ser tan rico como nosotros “pero no es de los nuestros”. Eso le dijeron a un “triunfador” que acabó cayendo en el pozo “del que saliera. Eso debió saber leyendo a Castelao donde dos pobres explotados labriegos alababan; “’que ruin era o noso cacique, ¡pero qué listo!” con un amargo deje de orgullo por la vileza de la planta patria. 

Recuerdo un caso muy sonado bajo Fraga Iribarne, sonido de un día, que se produjo en unas oposiciones en Orense. No recuerdo la cifra con detalle, pero resultó que los siete primeros números de la oposición eran todos hijos de sus padres, que eran los que tenían cargos en la administración como políticos del PP o personas de singular peso, aunque no ejercieran su poder desde cargos públicos sino desde el delas donaciones al PP: “legales, por supuesto”, diría Tejero. 

No ya la sombra del nepotismo, porque no eran “cargos de libre designación” que es la denominación actual del “nepotismo legalizado” sino de la pura prevaricación en las oposiciones. Fue tan, digamos, estadísticamente sorprendente que el presidente Fraga Iribarne fue objeto de interpelaciones en una rueda de prensa donde razonó de modo impecable: “No hay nada irregular; es algo de pura lógica. Muchas personas cuya ideología coincide con la del PP tienen una discreta fortuna personal o son profesionales intelectuales; ellos, mejor que nadie,saben que la mejor herencia que pueden dejar a sus hijos es que tengan la mejor formación personal y profesional. Por eso invierten su patrimonio, como hace todo el mundo se mucho o poco, en que vayan a las mejores universidades, que aprendan más idiomas, que obtengan el Máster y su es posible el Doctorado, que completen su formación en el extranjero si es posible, etc. Claro que como su patrimonio es mayor desde su infancia sus probabilidades de formación han sido muy superiores a la media y a poco que las aprovechen el fruto de su esfuerzo es una mejor preparación sobre la media. Lo sorprendente sería que hubieran sacado peores calificaciones que los que tuvieron peores oportunidades en unas oposiciones libres”. 

Hubo un silencio. No había ninguna objeción a esta explicación; su lógica y racionalidad eran perfectas. No obstante, surgió una objeción lógica: “sí, pero uno de esos siete era yerno y no hijo de principales del PP; su familia no le pudo ofrecer todas esas oportunidades a las que Vd. se refiere; ¿cómo explica esa coincidencia?”. Se produjo otro silencio. La objeción tenía la misma lógica racional que la justificación.Pero eso era poca objeción para “tanto Fraga”. Burlonamente dijo: “como que las hijas de estas personas iban a casarse con alguien que no fuera de primera línea; pero eso demuestra justamente lo contrario a lo que Vd. presumo que insinúa; la gente con gran capacidad, aunque tenga pocas oportunidades sabe hacerse un hueco en una oposición libre donde se selecciona los candidatos por su mérito y capacidad”. ¡Bingo! 

Casado ha demostrado ser de los que emergiendo desde “el pueblo” ha demostrado una gran capacidad: aprobar 12 asignaturas de la licenciatura en un semestre mientras trabajaba como Diputado de la Comunidad de Madrid y además era Presidente de Nuevas Generaciones. 

Tras semejante alarde ¿qué tiene de especial no necesitar ir a las clases para aprender de los profesores y sin necesidad de su ayuda lograr cuatro sobresalientes presentando unos trabajos sin necesidad ni de discutir su valía públicamente? Sobradamente preparado. 

Y si la UJCI decide convalidarle 18 asignaturas de la especialidad del máster por las asignaturas generalistas que aprobó en su licenciatura ¿acaso él es responsable de cómo se organiza la universidad? Tal como lo cuenta más bien parece una víctima que no un beneficiado. 

¿Cohecho impropio? ¿Prevaricación administrativa? Como dijera Mariano Rajoy en relación con la Gürtel “eso no es una maniobra del PP es una maniobra contra el PP”. Y añadió, en el caso de Bárcenas: “nadie podrá demostrar que hemos hecho algo ilegal”. 

Sin duda quizá tenga razón; pero eso no quiere decir que no se haya hecho nada ilegal 

De todos modos, lo que hay es “pura envidia” de lo bien que lo están haciendo en el PP.
Una tradición
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top