Republicanos españoles en la batalla de Narvik (Noruega)

Republicanos españoles en la batalla de Narvik (Noruega)
Al norte de Noruega se localiza Narvik, la puerta a las islas Lofoten. Durante la II Guerra Mundial, entre abril y junio de 1940, se libraron en sus inmediaciones tres batallas entre las fuerzas de la Alemania nazi y las fuerzas aliadas, siendo las dos primeras de naturaleza naval y la última terrestre.

Un dato poco conocido, es que entre las fuerzas aliadas que lucharon contra los nazis en Narvik, se encontraba un contingente elevado de combatientes republicanos españoles. 

Tras la derrota del gobierno republicano en abril de 1939, miles de refugiados españoles se hacinaban en los campos de concentración del sur de Francia, como salida a aquellas penurias, muchos se enrolaron en la Legión Extranjera para combatir el nazifascismo.

A principios de 1940, se creó la 13e Demi-Brigada de la Légión Etrángere (13º DBLE), un regimiento de infantería compuesto por dos batallones y una sección motorizada; en total, cerca de 2.000 hombres, la mayor parte de los cuales eran voluntarios españoles. 

Aquellos republicanos españoles de la 13e Demi-Brigada, se habían preparado en el norte de África, en Sidi-bel-Abbés (Argelia), y tras embarcarse en Orán rumbo al puerto de Marsella, terminaron su formación en Belley, cerca de Suiza, donde se entrenaron en un escenario parecido al escandinavo y recibieron refuerzos para completar los efectivos de la unidad hasta los 2.300 voluntarios. Posteriormente, el 12 de abril de 1940, embarcaron en Brest rumbo a Inglaterra, desde donde zarparon entre el 18 y 20 de abril con la misión de adentrarse en Noruega y combatir a los nazis.

El día 13 de mayo los legionarios alcanzaron las costas escandinavas y participaron en un audaz desembarco para tomar Bjerkvirk, para posteriormente conquistar Narvik. Durante aquellos encarnizados combates, se le concedió la primera medalla militar francesa otorgada a un español, un legionario llamado Gayoso. La resistencia alemana fue muy fuerte y los republicanos respondieron con valor y coraje, pero pagaron un alto precio.

Equipo de redacción de Eco Republicano


El 1.940, el poeta sevillano Antonio Aparicio, muerto en el exilio, recordó así la gesta de los republicanos españoles en Narvik:

NARVIK

Narvik

Tumbas de Nieve

Amortajadas de frío

Bajo las estrellas del Norte.

Y la nieve sobre ellos.

Y el olvido.

Juan Andalucía, Pedro

Valencia, Manuel del Miño,

Rafael Extremadura,

Ahora lejanos, ahora

Enterrados en Noruega

Y perdidos.

¿Habéis visto alguna vez

Enterrados las guitarras

Y los gritos?

¿Las navajas ateridas?

¿Yerto el valor bajo el frío?

Ellos venían del Sur

(El Sur: naranjos y olivos,

La tarde sobre el laurel,

La luna por los caminos)

Desde el Sur…

Cuando mordían un suspiro

El paladar les sabía

A limonares cautivos.

Hijos de España, la tierra

Que cruza, llorando, un río

Por cuya ribera fueron

“con el Quinto, Quinto, Quinto…”

Bajo la tierra noruega

Yace el batallón cautivo.

Batallón de las batallas

Españoles del olvido.

Por ellos, al Sur de Europa,

Crecen llantos, mueren lirios.



Republicanos españoles en la batalla de Narvik (Noruega)




Más información:



Republicanos españoles en la batalla de Narvik (Noruega)
  • Comenta con Blogger
  • Comenta con Facebook

Publicar un comentario

Top